sello
logo CED
Centro Eclesial de Documentación
Convento Franciscano de Tarija
sello
Inicio | Centro Eclesial de Documentación | Artículos | Ebooks | Artículos Cántaro
Documento sin título
 

Otra forma de pensar la historia: Presentación de la obra de don Gunnar Mendoza: "Guía de fuentes franciscanas en el Archivo y Biblioteca Nacionales de Bolivia" (Ed. Tupac Katari, Sucre 1995)

1. La "historia" de Don Gunnar

La obra, que nos ocupa, es obra póstuma de Don Gunnar Mendoza, Director del Archivo y Biblioteca Nacionales de Bolivia por cincuenta años. Su vocación de ciudadano boliviano la explicitó así en las características de archivista, bibliotecario e historiador. La "historia" de Don Gunnar, la encontramos en las riquísimas y sugerentes introducciones esparcidas en la documentación que ha publicado. Siendo las principales la obra de Arzánz y Vela (La Historia de la Villa Imperial de Potosí) y el diario del guerrillero el Tambor Vargas que, con propósito de introducción, se volvió libro.

Han sido estudios que se han impuesto, ya sea en el plano de la historiografía boliviana, como en la metodología de trabajo. Don Gunnar ha tenido siempre un contacto directo con los papeles documentales y con los libros, donde cada autor anotaba su verdad. Originales de fuentes y confrontación de elaboraciones de las mismas, profundizaron en Don Gunnar el sentido de la sospecha y la actitud crítica desarrollados, página tras página, en un contexto global de análisis de los hechos. Por tanto, sus trayectorias de discurso historiográfico han sido siempre caminos de formación del territorio y de la nacionalidad boliviana, y nunca simples disquisiciones de resultados: es una instancia más en Io diacrónico y menos en lo sincrónico, como dato globalizante conclusivo. La "Guía de fuentes franciscanas" está marcada por estas virtudes intelectuales, científica y de dedicación ejemplares.

2. Un camino para otra historia

Los papeles de archivo de Sucre recogen la documentación que correspondía a la actividad de la Audiencia de Charcas (y, sucesivamente, del Estado Boliviano). Se trata de cartas, peticiones específicas de ayuda, donaciones, informes de actividades económicas, informes de actividades religiosas, relaciones de guerra, comunicaciones de regocijo de pueblo, que llegaban desde las diferentes regionalizaciones y que recibían la contestación por los oidores. Otros aspectos interesantes de tal documentación connotan el rostro latinoamericano que se iba fijando, en cuanto se recibían órdenes, reglamentaciones, castigos de abusos enviados por el Rey a los virreyes, residentes en Lima o Buenos Aires; por tanto, en todos los papeles salpican niveles de acción política, económica, jurídica, religiosa, antropológica y de conflictos interétnico e intraétnicos.

Desde la contextualización geográfica, temporal sobresale no solamente una "historia vertical", como hechos de gobiernos; sino sobre todo una "historia transversal"; vale decir, los elementos y la tipificación de actores que han formado nuestras aglomeraciones regionales: Moxos, Chiquitos, Apolobamba; los Aymaras y los Chiriguanos; e inclusive, las denominaciones más amplias del Oriente, Altiplano y el Sud. La documentación anotada por Don Gunnar no refiere simplemente hechos sino acontecimientos, que son las interrelaciones que aclaran una significación histórica distintiva del quehacer regional respecto al devenir nacional. Evidentemente a momentos, sobresalen asuntos de violencia; pues, más numerosos, se destacan los equilibrios de convivencia humana. Sin querer invalidar interpretaciones generales queremos resaltar la inadecuación de teorías muy globalizantes (hasta hoy en día vigentes) a similitud de las de Prescott, que intentaba mostrar que el colonialismo del Norte fue tecnológico y que el del Sud fue tan sólo violencia; creemos que la postura acerca de la destrucción debería volcarse en una comprehensión de menor intensidad en Latinoamérica respecto al Norte. Nada mejor que la lucha por la justicia (contraposición entre Sepúlveda, Las Casas y la teoría de Victoria) y el haber asumido la conquista como falsa conciencia de civilización humaniza las contradicciones del hacerse latinoamericano.

3. Una historiografía "laica" desde las fuentes franciscanas

Don Gunnar, con tres colaboradores que se dedicaron por cinco años al proyecto, ha encontrado 7 mil referencias acerca de la acción franciscana en los 100 mil papeles documentales del Archivo y otros tantos libros. De éstas, él ha seleccionado 2.315 para la transcripción en fichas: 1.648 para el catálogo documental y 701 para el catálogo bibliográfico. Las primeras están retranscritas en sucesión cronológica y las segundas por orden alfabético de los autores. En la segunda parte se ofrecen 257 páginas de transcripción de texto antológicos y en la tercera parte, se ofrece una iconografía histórica. En la ficha se sintetiza el contenido mínimo de cada documento y se indica la ubicación respectiva en el Archivo.

Nos preguntamos, ahora, cuáles han sido los criterios de selección de las fichas. Según Don Gunnar, la referencia religiosa del "ser franciscano" no era prioritaria como carácter significativo de la muestra. Lo importante; para él, fue la dimensión institucional, en la cual se suman aspectos de carisma, de vivencias y de acciones. Lo que le resultaba sorpresivo era el accionar irracional: una pobreza que generaba economía, un carisma de vida vuelto a perspectiva política y la determinación de que el indígena era ciudadano. Evidentemente, la explicación última de esta incoherencia reside en el complejo conventual, alrededor del cual se visualiza lo religioso, la comunión con los pobres y el accionar solita-rio en el barrio o ciudad. Así, cofradías, fiestas, bibliotecas, donativos de herencias han dado como resultado una historia intelectual, social y antropológica. Resulta que el trato más significativo del accionar franciscano era la transformación de lo sagrado en instancia laica y viceversa, como presencia en un mundo humano.

Midiendo resultados debemos reconocer que una obra de tal envergadura no podía haberse concretizado sin el esfuerzo personal de. Don Gunnar Mendoza, debido a la admiración de la documentación franciscana. El relataba con simpatía sus recuerdos de los funerales del Padre José Zampa, cuando los caciques altiplánicos de Potosí pelearon con las autoridades de Chuquisaca para llevarse su cuerpo para el entierro. En ese espacio de mediación actuó el carácter humilde y apologético del franciscano que fue una historia no siempre lineal, pero siempre, amplia en actividades: misioneros, artistas, lingüistas, eclesiásticos, hortelanos y médicos.
Para concluir, aclaramos que más allá de las palabras hemos querido subrayar nuestra simpatía por la obra de Don Gunnar Mendoza. Por nuestra parte hemos querido dar realce y decir como una connotación religiosa es siempre multifacética; y asimismo, que la acción del catolicismo ha encontrado, motivos de permanencia en la idiosincrasia de Bolivia. Un propósito adicional es aclarar que el concepto de cultura sincrética nos habla de "encuentro" de culturas distintas y que no puede ser su negación.

P. Lorenzo Calzavarini

logo centro eclesial de documentación
Centro Eclesial de Documentación
e-mail: ced@franciscanosdetarija.com
teléfono/fax: 00591-4-6644909
Tarija-Bolivia