sello
logo CED
Centro Eclesial de Documentación
Convento Franciscano de Tarija
sello
Inicio | Centro Eclesial de Documentación | Artículos | Ebooks | Artículos Cántaro
Documento sin título
 

La historiografía “transversal”
(Manuscritos del P. Antonio Comajuncosa)

Manuscritos del P. Antonio ComajuncosaEl manuscrito del P. Antonio Comajuncosa consta de 1200 hojas. El texto original se encuentra en el Archivo Franciscano de la Recoleta de Sucre y copia autenticada en el Archivo Franciscano de Tarija. Su largo título puede apreciarse en otro: Derecho-indiano eclesial. De hecho la figura del "Comisario-Prefecto" era autoridad jerárquica misional, configurada tan sólo para las realidades de "infieles" que, a la altura de los tiempos de la segunda mitad del siglo XVIII, eran tan, sólo las definidas "salvajes". Las puntualizaciones de su destino para "conversores" e Indios" así como las indicaciones de "régimen temporal y espiritual, político y económico" connotan la situación de las "reducciones". Por tales atributos, el texto resulta de suma importancia para la comprensión de la formación de los territorios orientales, donde actuaron los Colegios franciscanos de Propaganda Fide en los siglos XVIII, XIX y XX. Puntualizamos algunos valores del documento, de la manera que sigue:

I- Contenidos de acción eclesial

El manuscrito indicado es un tratado de derecho y, como tal, enfrenta el contexto "reduccional" desde las normas vigentes del tiempo, que tocan el obrar del Prefecto de misiones, de los agentes misionales y de los indios. La sistematicidad de la escritura conceptual del documento hace que sea obra única a nivel boliviano y latinoamericano. La subdivisión general es típicamente jurídica. Se desarrolla en tres largos títulos, los cuales responden a cuestiones, subdivididas en capítulos y párrafos.

El primer título contempla la figura del Prefecto de misiones. Su creación dependió de la nueva nomenclatura eclesial, establecida desde Roma a través de la Congregación de Propaganda Fide (1622). El Prefecto, por concepto de "facultades" y "privilegios", fue dimensión jerárquica de los Colegios dé Propaganda Fide, que se localizaron desde México hasta Chile. Si la vertiente de su "jurisdicción" fue tan sólo "hacia los indios", se le concedió también un actuar y practicar, que fue enlace entre "fieles" e "infieles". Con los primeros él mantuvo "privilegios" dentro de la Orden franciscana y, con permiso de la autoridad episcopal diocesana, pudo emprender acciones favorables a los territorios de “misiones”. En estos espacios, debemos destacar su amplia posibilidad de buscar y animar nuevos "operarios", asimismo abrir "centros" (Colegios de Propaganda Fide), destinados a ese fin. Sus atributos de "prelado" le daban garantías de éxito en los trámites nece sarios.

El segundo título se refiere principalmente a la "conquista" de los indios en cuanto a "entrada", "estable cimiento", "política", "administración" y "educación" en la reducción. El núcleo central deviene de que el conversor era el "tutor" de los indios, cristianos y no cristianos, en razón de haber ellos aceptado el régimen misional. La reducción se volvió lugar de "derechos" y "deberes", canalizando nuevas relaciones intraétnicas e interétnicas ; y, en tal '- sentido, causó amplios procesos de cambios socio-culturales en la entidad percibida anteriormente como "salvaje". El cambio principal es, sin embargo, su introducción en el régimen de presencia indirecta del Estado colonial y, posteriormente, republicano: los religiosos, enviados en términos de acción espiritual, se establecieron como representantes del Estado y a él, por medio del Prefecto, enviaban Rela­ ciones periódicas. De allí, el concepto de tutores al cual apelaron en su diferenciación con los personajes, que no eran de la reducción y que actuaron desde un régimen directo del Estado mismo.

El tercer título corresponde al régimen espiritual; lo que quiere decir: el indio bajo la legislación eclesial. Se determina que él es "sujeto de decisiones" para entregarse a la vida de la catolicidad. Los capítulos responden a las cuestiones de recepción de los sacramentos y de los modales de "unidad de la Fe" universal, individual y colectivamente. En tal pespectiva, se discrimina su situación anterior respecto a la actual. En la coordinación entre ambas, sin embargo, se esclarecen l os procesos de transculturación a través de cambios tecnológicos (por ejemplo: todos los conversores debían disponer de instrumental y conocimientos para operaciones cesáreas), políticos, económicos, culturales y religiosos. En los que son "privilegios", otorgados a los indios, se connotan los resultados de transfigu­ ración étnica (Darcy Ribeiro). Para ellos, siempre se contempla su condición de "miseria", por lo cual odiosa sunt restringenda (relativamente al pago de los diezmos) y bene­ ficia sunt amplianda, considerando con toda "largueza" su paso de la condición "salvaje" a la de neófito que los hacía "sujetos" de "oficios y beneficios".

II. Para una historiografía transversal

"Cristo Roto": Museo Fray Francisco Miguel Marí1. En cuanto guía de las acciones de los Colegios de Própa ganda Fide, el docu mento atestigua el alejamiento de la dimensión religiosa respecto a la política realista de España De hecho, los Colegios de Propaganda Fide tenían su principio legislativo desde la Curia Papal (Roma) y no desde Madrid. En Charcas subsistieron el de Tarata, por las realidades del norte de Santa Cruz, y el de Tarija, por las reducciones entre los Chiriguanos, En el momento r epublicano se multiplicaron en otras zonas más: Tarata (Cochabamba) por acciones entre los Guarayos; la Recoleta (Sucre) por acciones en el Beni; San José (La Paz) por acciones en Reyes y Covendo; San Francisco (Potosí) por acciones en el norte de la Chiriguanía y Santa María de los Ángeles (Tarija) por acciones en el sur de la misma. Tales referencias territoriales y culturales subsistieron hasta la s ecularización de las misiones iniciadas en 1905 y que fueron sustituidas por las actuales circuns cripciones diocesanas: Reyes, Trinidad, Camiri, Chiquitos, Pando y Ñuflo de Chávez

2. Tenemos en las zonas indicadas dos siglos de presencia “indirecta” del Estado. Este currículum incentivó florecimientos artísticos-educacionales, de experiencia política, y de costumbres comunitarias particulares. El texto esclarece como desde las relaciones intra e interétnicas se formaron nuevas historias regionales según nosotros, la red reduccional de los territorios orientales es la base de la historia “transversal”, en la cual más resultan las vicisitudes nacionales en su dimensión popular, normalmente sacrificadas en la historeografía “piramidal”, concebida desde y hacia el Estado.

3. El documento del P. A. Comajuncosa junto a los otros documentos del Convento de Sanfrancisco de Tarija, testimonian como las configuraciones políticas y económicas de los “salvajes” pasaron a la nomenclatura civil-religiosa, en un primer momento, y luego a la del Estado boliviano, determinándose al pasaje como “conquista civil” desde las capitales de departamento que no respetó el sentido histórico cultural del conjunto reduccional y que no los incluyó de manera activa.

4. Los aspectos señalados han sido defendidos por el mismo P. Antonio Comajuncosa en los años de 1798, en su polémica contra el gobernador de Cochabamba Francisco Viedma, en su pretensión de unir prematuramente las realidades “salvajes” de la chiriguanía a la provincia de Santa Cruz. Vale la pena recordar que el derecho Indio-misional aplicado en el contexto de las reducciones en su dimensión anticolonial (La figura del rey interpretada ideológicamente en contra de las realidades criollas) emerge en otro documento todavía manuscrito, del mismo autor, que son “Las cartas circulares” 1794-1801, que el padre Comajuncosa dirigía, siendo el prefecto de misiones, a los padres conversores. Otros documentos, además del informe contra Viedma (200 folios) avalan su altura intelectual: “El manifiesto histórico”, 1754-1810 (Ed. Offset Franciscana, Tarija, 1993), el manuscrito “Informe general de todas las misiones remitido al virrey de Buenos Aires” en 1800 y el manuscrito “Manual de Misionero” en 1803.

Finalmente a manera de conclusión reiteramos que la obra indicada del padre Antonio Comajuncosa es única en su género. Historiadores, antropólogos, sacerdotes y hombres de leyes, encontrarán en ella vicisitudes todavía “controvertidas” y que es necesario conocer en documentación original.

Centro Eclesial de Documentación
Tarija, Julio de 1997

P. Lorenzo Calzavarini

 

logo centro eclesial de documentación
Centro Eclesial de Documentación
e-mail: ced@franciscanosdetarija.com
teléfono/fax: 00591-4-6644909
Tarija-Bolivia