sello
logo CED
Centro Eclesial de Documentación
Convento Franciscano de Tarija
sello
Inicio | Centro Eclesial de Documentación | Artículos | Ebooks | Artículos Cántaro
Documento sin título
 

ANTES DE LOS ORIGENES (La pintura de Gonzalo Ribero en "signos sacramentales")


Altar diseñado por Gonzalo Rivero en el templo de Tolomosa GrandePercibimos los colores por sus características de luz. Pero, nada más incoherente que definir un cuadro por el rojo, el azul o por el amarillo como si tales colores estuvieran en la tela. La luz que nos permite mirar el cuadro es sobre todo reverberación de lo que llevamos dentro: vemos a través del espectro en el cual está nuestro "sentir". A esta captación del arte, nos conducen los cuadros de Gonzalo Ribero, denominados "signos sacramentales". Son realidades de piedras imperecederas, de situaciones cosmogónicas y de pedazos de cosas, involucrados todos en lo que es esencia espiritual. Por "sacramento" se entiende lo precario que lleva a la dimensión de destino, allí donde principio y fin se unen en un mismo momento del tiempo de nuestra historia.

Asimismo aquellos "signos", en su materialidad, no están ubicados en la geografía de un territorio sino en la biografía de vida individual y colectiva. Por tal inmensidad, el fragmento de lo cotidiano adquiere perspectiva sideral, aludida en los colores, que alimentan las raíces de la tierra, y en los grabados, esculpidos antes de los orígenes del mundo. Tal mirada hacia antes de la historia es necesaria para comprender nuestro futuro. Sus huellas, sin embargo, no están en el cuadro sino "fuera". Tal presencia en la pintura es efecto de ilusión que el artista ha creado a fin de que las imágenes tuvieran peso y volumen. Los sacramentos son espacios sacrales, que involucran nuestras acciones. Allí, sólo el contexto litúrgico disciplina el sentido de las piezas para coordinarlas en algo real. Finalmente el trazado del diseño se hace recorrido de luz espiritual que opera el movimiento entre lo que viene "de arriba" y la respuesta que podemos darle. Evidentemente el ritmo de la secuencia (diez cuadros) establece el punto focal de las representaciones que, a su vez, articulan el conjunto.

Cuadro de Gonzalo Rivero en el Museo Fray Francisco Miguel MaríTal juego arquitectónico es el templo, casa de oración donde no se dan conceptualizaciones sino maneras de decir y de sentir el misterio. El Altar es la piedra del sacrificio que, por ser de todos, lo referimos a Cristo en su ser Dios y Hombre. El se hace "palabra" en el Ambón, amistad en el Sagrario, purificación en el Agua, luz en la Sede, sabor en el Incensario e invocación en el Velero. Tres cuadros finalmente globalizan la visión del conjunto sin ser ellos signos de una acción particular. Las Cruces, el Pedestal de la Cruz y la Pila bautismal expresan lo que nos corresponde como iniciados o no en tal secuencia. Son las señales existenciales de un principio de regeneración, que tiene su fuerza imaginativa en lo específico de la materialidad: como un llevar en nuestros cuerpos los volúmenes trazados en el mármol. Sólo la pintura, por su dimensión estética, tiene el poder de armonizar en una única significación lo que es geología, arqueología, historia y teología.

¿Seremos fuerzas de pensamiento o piezas del universo sideral? Las pinturas "signos sacramentales" de Gonzalo Ribero materializan, en el restringido espacio de los colores, la luz ausente en el cuadro y que existe por ser de las cosas y de nuestros cuerpos. En este sentido, por ser Palabra creadora, Dios fue (es) ante todo Imagen.

Tarija, 17 de Septiembre de 1997

Lorenzo Calzavarini

 

logo centro eclesial de documentación
Centro Eclesial de Documentación
e-mail: ced@franciscanosdetarija.com
teléfono/fax: 00591-4-6644909
Tarija-Bolivia