sello
logo CED
Centro Eclesial de Documentación
Convento Franciscano de Tarija
sello
Inicio | Centro Eclesial de Documentación | Artículos | Ebooks | Artículos Cántaro
Documento sin título
 

Vuelven los gallos del Doctor
("El coliseo de gallos en Tarija", Ed. Offset Universitaria, Tarija, 1997)

Horas de victoria y de muerte

El 25 del pasado mes, a horas 19:00, vivimos en el salón del Comité Cívico momentos que deben inscribirse en los "Anales" de la Villa. Estaban muy visibles en la testera las autoridades, que representan los estamentos científicos, políticos, cívicos y civiles; y entre el público las más destacadas personalidades de la ciudad.

El Señor Rector de la Universidad abrió los festejos, recordando que el Dr. Enrique Castellanos fue su eximio predecesor en el cargo, en los años difíciles del país. A pesar de esto, lo que él sembró queda todavía vigente en lo académico y en la infraestructura científica.

Seguidamente habló el Dr. Carlos Ávila Claure. Dijo que el autor del libro ("El coliseo de gallos en Tarija", Ed. Offset Universitaria, Tarija, 1997), además de escritor, es médico psicoanalista y que, en las tantas terapias indicadas para sus enfermos, incluía también el cuidado de gallos de riña. Era y es una de las formas a fin de que los sufrimientos solitarios desarrollen enlaces pedagógicos con objetos reales y, a la vez, imaginarios.

La relación entre hombres y animales no tiene nada especial hasta este punto: el cuidado requiere sólo metodología de entrenamiento, donde el gallo no abandona su corral cotidiano. La "grandeza" le sobreviene en el momento de la riña. Desde allí, el gallo adquiere un suplemento de personalidad: tiene carnet de herencia, se controla su peso y es objeto de propaganda en el coliseo. A su nombre se hacen apuestas y su victoria o muerte podría ser demandada para el control de doping.

Después habló el suscrito. Nos dirigimos, sobre todo, a los miembros de la Sociedad Boliviana de Historia, reunidos desde el día 23 en nuestra ciudad. Discutían acerca de vicisitudes antiguas, arte, documentación, rebeliones de pueblos y, al final, de geografía. La imagen del "coliseo", por simple transposición mental, adquiría dimensiones de territorio, políticas, económicas y de agresividad humana.

Luego hablo el Presidente de los galleros de La Tablada. Alto y bien formado, fue brevísimo, dando a entender con su laconismo que los gallos, en la derrota o en la victo ria, son animales valientes.

Palabras del Dr. Enrique Castellanos

Según él, cada expositor había tocado puntos verídicos de su actividad personal, de su profesión de gallero y de médico. Matizó que "gallos" y "galleros" mantienen netas di ferenciaciones en cuanto a denominaciones de personas y de animales. La unidad entre ambos se establece en el "coliseo". La identificación surge en la burocracia misma que precede a la riña, donde el "gallero" se trasforma en "gallo". El "gallero" se prepara a asumir victoria o muerte, mientras que al gallo no se le reconocen atenuantes. El es una máquina, sin contagios de estrés, sin incompatibilidad de caracteres, ni mala digestión, ni noches sin dormir.

Si éstos fueran parte de su realidad, orgánica o psicológica, él deberá olvidarlos: la lucha no deja espacios de contratación. El gallero entrenará sus músculos pero adscribirá las características de su propia personalidad al animal: recepción de enemistades, estrategias de lucha, picardías y ataque final. Todo esto por mecanismo de "desplazamiento" del subconsciente humano, por lo cual victorioso no será el gallo sino el gallero. La información sobre la última riña en el coliseo resultaba así como noticia: el Dr. Enrique había ganado y el Lic. Navajas había muerto.

Nosotros los gallos

Lorenzo Calzavarini quiso desglosar los entramados de las relaciones entre gallos y galleros. Apoyándose en el texto del Dr. Castellanos, él afirmó que tan compleja pro blemática está resuelta: en dos concatenaciones de relato (de fotografías y de escritura), que se articulan entre las páginas. Descartó, sin embargo, cualquier pretensión de parte del Dr. Enrique de querer decir "verdades" sino que cualquier escritor es, ante todo, un buscador de la verdad.

En tal sentido, la misma secuencia fotográfica no anula el texto de la escritura sino que busca otorgarle una similitud de realidad. De hecho, la fotografía, en la medida que da un objetivo al teleobjetivo no muestra la verdad toda: pone realce a un punto para dejar a los demás en la obscuridad. La escritura complementa a la fotografía; así que el coliseo de gallos, en sus vicisitudes entre hombres y animales, es secuencia teatral de los primeros.

Aceptando la teoría freudiana entre pulsiones e instintos afirmó que las pulsiones son las coordinadoras de la personalidad humana. La persona rechaza lo amorfo y es hacedora, ante todo, de una dimensión de identidad. Pero, ésta no tiene tal valor sin provocar el surgimiento de un diálogo con el rostro del "otro". Pasó, por tanto, a la tercera pulsión que es la de la participación. El proceso se define, en su globalidad, como nacimiento desde el "ello" indeterminado hasta un "yo" específico, dentro de un "nosotros" definido. Las interconexiones positivas o negativas, como resultado de la formación de la personalidad, están amalgamadas por los instintos, definidos por Freud, de vida o de muerte. La lucha entre los dos es vivida, como "fantasma" (imagen de sí mismo) que descarga o que asume agresividad, por el gallero en su referencia con el gallo.

Finalmente es que nosotros mismos nos contemplamos en imágenes especulares. El espejo es movimiento y es esfuerzo de recrearnos en la mejor imagen deseada. Los gallos de riña existen sólo por el coliseo y en ellos buscamos la victoria que nos conviene. La derrota no está tomada en consideración y por eso hemos perdido tan sólo la apuesta: otra vez estamos relanzados en el camino de la vida, a la espera de la victoria (para alejarnos de la muerte).

Centro Eclesial de Documentación
Tarija, 3 de noviembre de 1997

Lorenzo Calzavarini

 

logo centro eclesial de documentación
Centro Eclesial de Documentación
e-mail: ced@franciscanosdetarija.com
teléfono/fax: 00591-4-6644909
Tarija-Bolivia