sello
logo CED
Centro Eclesial de Documentación
Convento Franciscano de Tarija
sello
Inicio | Centro Eclesial de Documentación | Artículos | Ebooks | Artículos Cántaro
Documento sin título
 

Lenguaje y sociedad: historial de los diccionarios guaraníes para una nueva identidad chaqueña

El Diccionario Antiguo

Los diccionarios modernos relatan asuntos de lenguaje que no encierran la vida cotidiana. Son transcripciones fonéticas de palabras que "dicen entre sí" los cientistas, los académicos, los poetas y los literatos. La exclusión de lo cotidiano mortifica los sentidos globales de la comunicación.

El diccionario antiguo, al contrario, retranscribe situaciones de sociedad "sin escritura" en las que "la memoria subconsciente" no hace diferencia entre "habla" (ejercicio de la palabra) y "lenguaje" (manera de expresarse frente a un receptor específico). Las palabras allí son siempre palabras "cargadas" de sentidos que vienen de situaciones reales y no de su representación lingüística.

Debemos entender que la palabra en sí es un "código", que puede artificializarse. En  las sociedades "sin escritura", habla y lenguaje se identifican manteniendo siempre un contenido concreto: la totalidad está incluida en el lenguaje redactado. Es por eso que siempre los diccionarios antiguos conllevan una fraseología que especifica precisamente las circunstancias de los contenidos vitales personales y comunitarios. El diccionario antiguo, por tanto, es a la vez una redacción psicológica, antropológica e histórica.

El Diccionario Guaraní del Padre Pedro León de Santiago

Las circunstancias de vida del Padre Pedro León de Santiago no fueron fáciles, llegó a Tarija en los años de 1780. Fue enviado inmediatamente a la Misión de Salinas y de allí en el 1786 a la de Abapó. Este último destino es justificado como proyecto de la autoridad franciscana para completar las construcciones de la reducción que incluían: templo, oficinas de trabajo y labores comunitarias. La personalidad del autor está definida por el Padre Comajuncosa como de "gran ingenio y de espíritu tenaz". En aquellos años por la política de los Borbones se daba una nueva reestructuración de la geografía colonial que pretendía la división de la Chiriguanía poniendo las reducciones del norte en la jurisdicción de Santa Cruz. En el Archivo Franciscano de Tarija existe un manuscrito de 200 folios de apelaciones al Virrey de Buenos Aires contra el plan Viedma.

El diccionario del padre Santiago ha sido escrito en el periodo de tal problemática y se puede suponer que él lo redactó para defender y proclamar la identidad guaraní. Por eso abunda en expresiones verbales que son fundamento de Antropología, Psicología,  Religión y Política. No se debe olvidar que las llanuras chaqueñas son continuación del Altiplano y los Valles andinos. La organización urbana colonial dio realce, sobre todo, a los centros mineros, sacrificando la tradición agrícola de las poblaciones indígenas. Mineros y hacendados articulaban los territorios centrales provocando la periferización del universo rural. Con la Colonia se imponía también el quechua como lengua general, sobre la base aymara, en la Real Audiencia de Charcas. Además el concepto moderno de Estado implantado a partir de 1763 por los Borbones, organizaba una radicalización de tierras, cultivos, habitantes, técnicas de producción e impuestos, poniendo una identidad entre Nación (Naciones) y Estado.

Con tal idea los franciscanos de Tarija atacan al gobernador Viedma, ejecutor de esa política definiéndola “revolucionaria” porque, por la violencia colonial cercana, habría repuesto a los guaraníes en sus selvas, abandonando precisamente las reducciones.

En las circunstancias descritas el Colegio de Propaganda Fide encarga al padre Santiago escribir un Catecismo en el año 1796. El diccionario ya estaba terminado en 1791. La relación entre las dos fechas y propósitos muestra la ideología del padre Pedro León de Santiago: él pensó primero en salvaguardar la identidad guaraní y en segundo momento en proponer un esquema de evangelización. Entonces el diccionario fue concebido por él como defensa en contra de las dificultades que la Nación Guaraní enfrentaba.     

Un Parangón con  el Diccionario del Padre Giannecchini

La guerra de independencia, terminada en 1824, habían definido la conformación del Estado boliviano según los dictámenes del régimen implantado por los Borbones y la revolución francesa. La baja de la minería provocaba la búsqueda de tierras fomentando el impuesto agrícola. La reforma de Melgarejo permitía que los hacendados se hacercaran al Chaco desde Santa Cruz, Chuquisaca y Tarija. El partido liberal surgía en los años de 1880 para destruir las denominaciones de la propiedad colectiva. La reacción de los indígenas se hacía presente en el altiplano con el “temible Willca” en 1899 y en el Chaco con la sublevación general que termino en Kuruyuqui en 1892.

El diccionario del padre Pedro León de Santiago desapareció del Colegio de Tarija en los años 1860 (volverá al archivo en el 1905). Huérfanos de una propuesta cultural en defensa de las zonas chaqueñas, el Colegio de Tarija encargará al padre Doroteo Giannecchini la edición de otro diccionario. El padre Giannecchini terminó sus días en su elaboración y recién será editado por el padre Santiago Romano y el padre Hernán Cattunar en 1916.
El mismo padre querrá exaltar la voz de los nativos hasta la exposición de Artes Misioneras en Turín en 1898, redactando una visión completa del contexto vivencial de los guaraníes que incluía fauna, flora, historia de cada pueblo, antropología y lingüística.

Una razón suficiente de que sus páginas: el guaraní es agricultor por excelencia, en las reducciones él ha aprendido las técnicas de la producción intensiva y mantiene una coordinación política regional en su manera de actuar en el territorio chaqueño. Tales afirmaciones eran reacción a la ruptura territorial y cultural causada por los hacendados y por el programa de secularización de las reducciones, del que se hablaba y que se realizaría en 1905. La desarticulación de la geografía misional proboco “el vaciamiento misional” que permitió la prosecución de la conquista interna del Chaco desde Sucre, Santa Cruz y Tarija. Giannecchini morirá en Tolomosa Grande en 1900 apesadumbrado por la lucha desigual.

Su visión ideológica, política y cultural tendrán un sucesor en el padre Bernardino de Nino quien presentará otros argumentos a favor de la departamentalización de Chaco: el Chaco necesita unidad de acción por ser zona de confines; por tano una regionalización política autónoma que integre las instancias locales. Y aclara la urgencia de tal creación sobre todo “para situaciones de enemistad con países vecinos”. Estas palabras, escritas en 1912 por un actor local, hacen suponer que la realización de su proyecto habría dejado “sin razones” a la guerra del Chaco que hubiera podido ser resuelta a nivel de diplomacia entre Bolivia y Paraguay.

La creación del Vicariato de Cuevo el 22 de mayo de 1919 por la Iglesia Católica resolvía en parte las preocupaciones del padre Pedro León de Santiago, de Giannecchini y del padre De Nino. La denominación eclesial cubría y cubre desde el Pilcomayo hasta Abapó (provincia Cordillera) una unidad “nuclear” de la identidad guaraní.

Racionalidad territorial e identidad geográfica chaqueña

Escribir diccionarios ha sido, por los misioneros franciscanos, signo y esfuerzo de solidaridad con las vicisitudes del Chaco. Tal solidaridad religiosa debe manifestarse ahora en una nueva política del Estado y Pueblo de Bolivia, a fin de que no existan más zonas cubiertas con lógica de conquista territorial.
El camino está señalado ya en los programas de modernización del país en sus esfuerzos educacionales, culturales y de administración. Sobresale la Ley de Participación Popular que en sus intenciones últimas subraya:

  • Salvaguardar una identidad boliviana en todo el territorio.
  • Romper la geografía administrativa "colonial" dando un sentido de nacionalidad a todo el territorio.
  • Necesidad por tanto de construir un núcleo administrativo departamental en el Chaco que no se desperdicie en espacios incontrolables desde Chuquisaca, Paraguay y Santa Cruz incluyendo tres circunscripciones ecle­siásticas.
  • Urgencia de romper enclaves que interfieren la comunicación territorial y anulan la unidad para llegar al Estado Central.
  • Exigencia de coordinar, desde un punto interno de la Chiriguanía, a la dimensión política, educativa, sani­taria, económica y de decisiones.

Tomando en cuenta las situaciones que se han venido dando el Departamento Chaqueño debería extenderse, por el norte desde Abapo - Izozog hasta el Pilcomayo por el sur, desde Rosario del Ingre por el oeste hasta la frontera con el Paraguay por el este. Estos son los límites que corre­sponden en la actualidad a la circunscrip­ción eclesial del Vicariato de Cuevo.
Efemérides de Camiri 1999.

P. Lorenzo Calzavarini
DIRECTOR DEL C.E.D.

logo centro eclesial de documentación
Centro Eclesial de Documentación
e-mail: ced@franciscanosdetarija.com
teléfono/fax: 00591-4-6644909
Tarija-Bolivia