sello
logo CED
Centro Eclesial de Documentación
Convento Franciscano de Tarija
sello
Inicio | Centro Eclesial de Documentación | Artículos | Ebooks | Artículos Cántaro
Documento sin título
 

Marcar pasos (Investigaciones del PIEB en Tarija)

Entender nuestro incognoscible.

El revelar rostros ocultos de Bolivia representa siempre un acontecimiento científico e intelectual. Tal sorpresa la debemos a la extensión del mismo país (en otra palabra: a su inmensidad). Es más que normal, por lo tanto, que muchos buenos libros hayan, perdido "presencia" por la diversidad geográfica, lo abigarrado de la historia, los grandes territorios y lo diferenciado de sus pobladores. Era un dicho del Dr. Víctor Paz Estenssoro que Bolivia no lograba dominar sus variados contextos de vida. En tal perspectiva es posible diagnosticar que lo complejo de su pasado sea una lucha entre su establishment reductivo y las emergencias de más amplias situaciones que piden entrar en los espacios de la legitimidad. La inconsistente definición de movimientos sistémicos y asistémicos podría volverse desequilibrio hermenéutico crónico sino se asume una dimensión diferenciada y más amplia de las situaciones.

Queda fundamental una redistribución del Estado en la totalidad del territorio y, por tanto, su reformulación administrativa. Vale la pena recordar que la dimensión administrativa es todavía herencia de una política de conquista (Colonia y República). La impropia división, con incoherencias geográficas, culturales y de comunicación, en departamentos y alcaldías in-gobernables, ha creado espacios de poder para elites que mantienen vigencia por las diferentes oportunidades. Así la división departamental de las prefecturas de Sucre, Santa Cruz y Tarija dominan aproximadamente las tres cuartas partes del territorio nacional y, lo peor es que abarcan zonas centrales y zonas orientales. En las oficinas de tales zonas queda destrozada cualquier imaginación de "bien común" y cualquier intento de justicia redistributiva; además se pierde todo dictamen de "constituyente".

 El PIEB en Tarija

La problemática que hemos anunciado no está relacionada directamente con los objetivos del PIEB. Ella es nuestra postura personal por lo que venimos investigando sobre las vicisitudes de la situación chaqueña. Tal verdad podría, de cierta manera, resultar sobre el acento puesto en los estudios sobre "actores sociales" en un marco local, que es el camino propi-ciado por el PIEB en Tarija, donde desde hace dos años, situaciones relativamente desconocidas, han sido temas de presentaciones públicas. Precisamente situaciones de: “Pueblos originarios”, los tapietes, ubicados en las cercanías de Villamontes; la “contaminación por la actividad petrolera” en el ecosistema del Agüaragüe; la “trashumancia”, como actividad que supera la concepción de cuidado: del ganado, por ser parte esencial de las estrategias de la civilización agrícola; los "sin tierra" en las cercanías de Yacuiba, la "interculturalidad" en Tarija por ser punto de llegadas de migraciones cochabambinas, chuquisaqueñas, potosinas, paceñas y cruceñas; los "imaginarios urbanos", siempre en Tarija, espejos de un proceso dual de asentamiento, que, rompen las incomunicaciones para asumir una comprensión conflictiva de sí misma.

Las presentaciones públicas han mostrado que el "sentir", provocado por noticieros radiales, televisivos y de periódicos, tenía raíces en la realidad y se ha tornado rasgo de “conciencia” ciudadana por haber sido retorno, con otra presentación, a los mismos medios de comunicación. Por tanto, las investigaciones han ofrecido “datos” para una nueva ubicación mental sobre el pasado y presente del departamento. El debate público ha traído lo “desconocido” de situaciones lejanas u ocultas. La presencia de los petroleros, campesinos de trashumancia y de ganaderos chaqueños, todos ellos partes de las zonas de estudio, han permitido consolidar tales espacios de opinión (antes descritos corno elementos de nueva intelectualidad). Con esto, la actividad del PIEB ha logrado plenamente su objetivo de definir “actores sociales”.

Abril en Tarija” y “Cántaro”: un diálogo desde el PIEB.

“Abril en Tarija” es la secuencia de treinta días de manifestaciones culturales, musicales, pictóricas, poéticas .y literarias que pretenden interpretar y expresar el acervo artístico de todo el departamento. Este año, sin fines de colateralismo, “Cántaro”, Suplemento cultural del periódico El País, ha publicado en los mismos días las conclusiones de las investigaciones, referentes al conjunto urbano; y, por tanto, los estudios sobre "interculturalidad", "imaginarios urbanos" y “trashumancia de la provincia Cercado”, unida al municipio de la ciudad.

Doña Adela Lea Plaza, responsable de "Abril en Tarija" y el Dr. Carlos Avila, director de "Cántaro", han asumido por caminos diferentes, el propósito de mostrar los nuevos rostros de Tarija. Ambos son personas de reconocida trayectoria científica y artística y el diálogo no ha sufrido disonancias (doña Adela es pianista) ni quiasmas (Don Carlos es escritor) sino una complementariedad de interpretaciones.
Unos cuantos llamados telefónicos a los "chapacos antiguos" han marcado la siguiente síntesis de opiniones:

  • Tarija es más grande de lo que pensamos. Suficiente es ir a los barrios marginales; allí están otras culturas que, sin embargo, se mantienen unidas por ser prosecución de nuestras calles.
  • Ellos no vienen al centro porque dicen que los tarijeños somos soberbios. ¿Será? ¿O no será por qué se sienten diferentes?; sin embargo la plaza Sucre está llena de toda clase de jóvenes y allí se juntan para todo (nueva solidaridad de los jóvenes).
  • Querían la diablada como si la Virgen de Urkupiña fuera la de Chaguaya. Fue *el Obispo quien lo prohibió. ¿Acaso podemos ver diablos por las calles?
  • "Cántaro" ha puesto una nueva redacción de Tarija; al fin somos bolivianos; y aquí puede haber campo para todos.

Conclusiones

Manifestamos un aprecio a los investigadores y un agradecimiento al PIEB. Más allá de esto, una evaluación de la actividad de este último por haber permitido descubrir otros quehaceres en nuestro departamento. Libros interesantes han sido editados en Tarija en los últimos tres años, sobre todo desde la historia y la poesía. Las investigaciones del PIEB han coronado el nuevo "sentir" con el "decir": un malestar que ha adquirido valor de palabra.

Tarija, 19 de mayo de 2002.

Lorenzo Calzavarini
Responsable del C.E.D.

 

logo centro eclesial de documentación
Centro Eclesial de Documentación
e-mail: ced@franciscanosdetarija.com
teléfono/fax: 00591-4-6644909
Tarija-Bolivia