sello
logo CED
Centro Eclesial de Documentación
Convento Franciscano de Tarija
sello
Inicio | Centro Eclesial de Documentación | Artículos | Ebooks | Artículos Cántaro
Documento sin título
 

POBLACIÓN Y TERRITORIO, ANTES Y DESPUÉS

Aplicando nuestro tema a Tarija, surge un nuevo concepto de frontera. Ser frontera significa “hasta allí” y no límite contra la presencia de los chiriguanos. Y así es que Tarija, en la medida que decía “hasta allí”, proclamaba después un ir más allá, entonces sobre ella se dieron dos organizaciones: completar el circuito urbano de Charcas y su dimensión latinoamericana hacia Tucumán e inicio de un posible camino de aguas desde el Pilcomayo, Paraguay y Paraná. Adelantándonos, el alejamiento de Tarija hacia Salta fue por vocación latinoamericana y su vuelta fue darse un rostro boliviano para ser latinoamericano.

El territorio como hábitat

Otro aspecto que se destaca en los textos que se publicarán es el de ordenamiento del territorio. Desde Tarija hacia el Chaco, los pueblos originarios vivían en regionalizaciones abiertas, diferentemente de las zonas alteñas, encerradas en una dimensión de ayllu. El ayllu era relación de producción entre lo alto, mediano y lo bajo. Lo que favorecía una productividad sedentaria.

Así se organizaron los Andes y sus estribaciones centrales. La organización colonial identificó el ayllu con la hacienda. Dentro de ésta se estableció un propietario que gobernaba estamentos indígenas, haciendo que el territorio fuera límites de control.

Al contrario, Tarija se organizó sin marcas de oposición. Los espacios abiertos insertaron una lógica estelar sin condicionantes internos, respecto a las entidades de los pueblos originarios, trasladando una línea de demarcación que era entidades globales, permitiendo dentro de lo colonial un movimiento libre. En la parte no colonial se estableció un régimen misionero reduccional que funcionaba con pueblos en coordinación regional.

Cuando lo nuevo se anexó a lo antiguo

La secularización de las misiones fue la imposición de un esquema andino, transformado en administración colonial, que hemos definido cerrado, sobre el territorio chaqueño definido abierto, y éste provocó que los pueblos originarios fueran anexados al territorio estatal, rompiendo la regionalización que fue anexada a Sucre, Tarija y Santa Cruz. Los franciscanos quisieron el Chaco como departamento para salvar la regionalización que copiaba el esquema territorial tarijeño y mantener su racionalidad en términos de autonomía, no de independencia.

El problema fue siempre entre racionalidad del territorio y estamentos poblacionales. Habiendo implantado en el norte, un régimen urbano con dependencia agrícola a Potosí, la movilidad interna de las personas se originó cuando y todas las veces que nacía un polo económico, haciendo que se establecieran zonas de actividad y zonas muertas. La tercera vía de las reducciones no permitía este movimiento interno por el simple hecho que existía mutua ayuda entre los pueblos. La secularización de las misiones rompió la posibilidad del cambio interno a los pueblos originarios, introduciéndolos en la lógica inadecuada de modelos cerrados, si bien alejados entre sí (desde Chuquisaca hasta el Paraguay).

Lo que se prefigura con el aumento de medios de comunicación es la multiplicación de departamentos, respetando las características de productividad territorial, características históricas sobre el modelo de las circunscripciones eclesiásticas.

Tarija, 21 de abril de 2004

Padre Lorenzo Calzavarini
Director del Centro Eclesial de Documentación

logo centro eclesial de documentación
Centro Eclesial de Documentación
e-mail: ced@franciscanosdetarija.com
teléfono/fax: 00591-4-6644909
Tarija-Bolivia