sello
logo CED
Centro Eclesial de Documentación
Convento Franciscano de Tarija
sello
Inicio | Centro Eclesial de Documentación | Artículos | Ebooks | Artículos Cántaro
Documento sin título
 

2007: CUATROCIENTOS AÑOS, más uno, DE PRESENCIA FRANCISCANA EN TARIJA(catalogación, líneas de oro en el templo, sistema de alarma en convento y archivística)

El valor de las celebraciones cuatro veces centenarias

El  18 de mayo del año de 2006 ha marcado los cuatrocientos años de vida del convento de San Francisco de Tarija.  Más que una fecha de inicio se programó el tiempo de  mayo 2006 a mayo 2007. Tras las huellas franciscanas, hemos hecho memoria de los aspectos más característicos de una historia de sociedad no circunscrita a la ciudad sino a todo el departamento. En el número 364 de Cántaro (en este año, quincenal Suplemento cultural del periódico El País) con el título de: “Memoria y futuro franciscano en Tarija” hemos relatado los acontecimientos más importantes de un pasado, que hemos recordado en la secuencia de los doce meses, anotando siempre una significación histórica particular. Aquí vale la definición de historia no como simple relato de hechos sino como dimensión del espíritu e imágenes (humanísticas, civiles, políticas y religiosas), que llevamos dentro. Lo subrepticio de nuestra afirmación es que las raíces, que nos han llevado a ser sociedad, siguen presentes (entre lo oculto y lo manifiesto) en nuestros días.

Por eso, el esfuerzo mayor del Centro Eclesial de Documentación ha sido el de trascribir las etapas “por y en” las cuales hemos llegado a ser lo que somos (ver: Presencia franciscana y formación intercultural en el sudeste de Bolivia, según documentos del archivo franciscano de Tarija, 1606-1936;  tres tomos del momento de Charcas, Santa Cruz, 2005 y cuatro del republicano, Santa Cruz 2006). Y marcar los tiempos de las grandes decisiones es reproponer motivaciones y razones que fueron fatiga del pasado para realizar un futuro mejor (que ahora es nuestro). La visión dramática de la actualidad, ampliamente favorecida en los medios de comunicación, es la de considerar elementos de ruptura sin especificar dentro de ella el afán de búsqueda de mutuas interrelaciones de convivencia entre ciudadanos. Se trata de redacciones de opiniones muy ajustadas a estos tiempos de postmodernidad planetaria, donde las soluciones y problemas más amplios se interponen en la comprensión de lo nacional. Alejarse de allí es asumir el riesgo de caerse en el “olvido de sí” para asumir verisimilitudes de poder con logias mundiales. El espacio de las realizaciones actuales debe proceder siempre de la reflexión que somos todos (los pueblos del mundo) “perdedores” frente a la historia. Hemos dado demasiadas razones a la “técnica”, que nos han llevado a un artificial y precario  imaginario social y cultural fuera de las coordenadas humanísticas y espirituales. El “fin de la historia” podría imaginarse en el movernos entre tantos robot, reclamados para nuestro servicio y de los cuales seremos (necesariamente) servidores obedientes.

Las celebraciones del IV Centenario de fundación del convento de San Francisco han dado sentido (lo decimos con la seguridad de no haber cumplido a cabalidad nuestros deseos)  a un pasado, en el cual se ha organizado un territorio, dentro de él las relaciones entre poblaciones urbanas y rurales, líneas de comunicación vial y la participación a un universo simbólico común. Sin embargo, se trata de realizaciones y proyecciones, que no tienen fin porque siempre están necesitadas de adaptaciones a las circunstancias del presente. Lo que debe quedar firme es la conciencia de raíces y de futuro que de ellas se vislumbra. Nuestro actuar es siempre fragmentado y lo importante es que él se inscriba en la comprensión de una historia no tan sólo transcurrida y justificativa de la actualidad sino en el captar la significación que supera todas las decisiones encerradas en sí mismas (tiempo y espacio).

Agradecimientos por la consolidación de las novedades en San Francisco

El año 2006, la comunidad franciscana de Tarija ha completado la refuncionalización del complejo conventual poniendo la herencia cultural, artística, científica e histórica en posibilidad de consulta para la ciudad de Tarija. Lo logrado mantiene las siguientes especificaciones (consultar página web: www.franciscanosdetarija.com): ediciones de fuentes franciscanas, actividades artísticas y científicas, informaciones e ilustraciones del complejo conventual, actividades culturales. Las últimas se refieren al Centro Eclesial de Documentación, que encierra las bibliotecas (son tres), archivo, arqueología, pinacotecas colonial y moderna, y el museo Fray Francisco Miguel Marí. Tales acciones han exigido trabajos durante diez años para las ediciones y cuatro para la refuncionalización de los ambientes conventuales (para el CED, tipografía y librería) y restauración de las obras de arte. Han sido costos, desproporcionados a las posibilidades de la fraternidad de San Francisco, y, por tanto, directamente confiados a la Providencia de Dios, que nos llegó por manos de la Embajada alemana en Bolivia, Instituciones eclesiales alemanas e italianas.

El después se ha realizado con donaciones de las instituciones de la ciudad y departamento de Tarija. Las celebraciones 2006-2007 han sido sustentadas con ayuda económica de la Prefectura. La participación ciudadana fue grandísima y muy significativa. El P. Lorenzo Calzavarini por su cuenta ha escrito un diario con el título de “Cartas del IV Centenario”, que puede ser leído en la página Web del Centro Eclesial de Documentación. Las personas a las que queremos agradecer de forma especial son el Prefecto Dr. Mario Cossío Cortez, la Unidad de Turismo y Cultura de la Prefectura, Fernando Cavero y Fernando Barrientos, Senador y Diputado por Tarija, a razón de la Ley No 3463, promulgada a favor de las actividades del CED por el Presidente de Bolivia Evo Morales Ayma, al Señor Obispo de la Diócesis de Tarija, Javier del Río Sendino, y las autoridades franciscanas.

Catalogación de las bibliotecas y líneas de oro en el templo. A razón de la Ley 3463, la Prefectura colabora a la catalogación de las tres bibliotecas. Sin embargo, el aporte más destacado de parte de la Prefectura a la casa de oración de la ciudad de Tarija es la limpieza y restauración de las obras artística del templo. De hecho, toda la superficie mural está decorada con una simbología devocional que nos adentra en los misterios de la vida y de la fe. El templo es la parte conventual y urbanística de más antigüedad. En 1606 llegaron los franciscanos a Tarija. Se inició con un pequeño oratorio y en 1625 hasta 1647 se construyó la parte central a cruz latina, que fue ampliada, manteniendo una única nave en el año de 1756 hasta 1769. Las partes artísticas más importantes son la pobreza del hermano Fray Francisco Miguel Marí que construyó el púlpito, los altares y retablo central. Los construyó a “lo romano” lo que significa en consonancia que las novedades dictadas por el renacimiento. La ampliación a las tres naves actuales empezó en el año de 1865 hasta 1872. Por los vacíos, creados por la secuencia de las columnas muchos cuadros pictóricos pasaron a las galerías conventuales y actualmente se exponen en el Museo Fray Francisco Miguel Marí.

El sistema de alarma en el Centro Eclesial de Documentación. La vida del CED ha sido siempre custodiada. Allí la razón principal de su clausura. Ha sido la Oficialía Mayor de Cultura de la Honorable Alcaldía la que ha resuelto el problema a favor de los turistas y científicos, que querrán conocer las riquezas de la herencia franciscana de cuatro siglos de presencia en Tarija. Custodia, preservación y defensa de los bienes museísticos son términos que explican el aprecio hacia los bienes culturales. Todas las preocupaciones se centran en lo que se define sistema de alarma. La licitación fue adjudicada a la Empresa “Grupo Petri-Von Ladwüst”, que realizó un “sistema de vigilancia con monitoreo por cámaras”  y  “sistema de alarma con red de sensores y detectores”, así distribuidos:   

  1. Sistema de vigilancia red CCTV de monitoreo por cámaras.-
  2. Centro de Control para vigilancia. Equipos de computación a los que están conectadas todas las cámaras de vigilancia que permiten monitorear en tiempo real los movimientos que las cámaras detectan y almacenan la información en formato de video.
  3. Cámaras de seguridad. Conjunto de cámaras ubicadas en puntos estratégicos, sensibles al  movimiento. Existen también cámaras que pueden detectar y registrar movimientos en lugares sin luz (en la noche).
  4. Red eléctrica de alimentación a red CCTV. Circuito eléctrico alternativo para el funcionamiento del sistema de vigilancia en caso de que el sistema eléctrico principal falle.
  5. Sistema de alarma red sensores/detectores.-
  6. Panel central de alarma.- Al que se conectan los sensores de movimiento y detectores de humo. Es el encargado de activar las sirenas en caso de que los sensores detecten alguna anomalía
  7. Sensores de movimiento/detectores de humo.- Ubicados en puntos estratégicos del museo

Seminario para conservación preventiva y restauración para archivos y bibliotecas. Podemos considerar este seminario como el primer fruto del sistema de seguridad, materializado por la Honorable Alcaldía de Tarija y Provincia Cercado, que se cumplirá antes de la inauguración oficial. Las circunstancias obligan a estas decisiones. El seminario tendrá los parámetros siguientes:

1.- LUGAR:
Centro Eclesial de Documentación, Calle Colón N. 641.
 2.- FECHA:
Del 24 al 28 de septiembre de 2007
 3.-DURACIÓN: 
Teoría: 4 horas académicas; Práctica: 26 horas académicas     
 4.- HORARIOS:
De 08:00 a 14:00
 5.-DOCENTE:          
Lidia Gardeazábal, restauradora del Archivo y Biblioteca Nacionales de Bolivia
6.- PARTICIPANTES:
Plazas limitadas (16 personas)

  7.- OBJETIVOS:

  1. Transferir conocimientos básicos sobre conservación preventiva y restauración al personal que trabaja en archivos del país y fortalecer las actividades de protección a nuestro patrimonio  archivístico.
  2. Difundir solidaria y democráticamente entre otros profesionales del país los conocimientos adquiridos por los funcionarios del Archivo y Biblioteca Nacionales de Bolivia.
  3. Encontrar y promover la coordinación interinstitucional para la ejecución de programas de conservación preventiva y restauración.
  4. Identificar las condiciones nocivas para la conservación de los documentos y también las más adecuadas para el almacenamiento, protección y manejo de los mismos.
  5. Ser capaces de encontrar algunas soluciones frente a problemas de preservación.

  8.- INSCRIPCIONES E INFORMACIONES:

Se recibirán las inscripciones en el Centro Eclesial de Documentación, calle  Colón No. 641. Telf 466-44909, los días jueves 20 y viernes 21 de septiembre de horas 15:00 a 18:00 y 24 (por la mañana).

Para concluir

Las actividades y los medios anotados permiten justificar los objetivos y metodología, nacidos de  la intuición de crear el Centro Eclesial de documentación. Son etapas de realización, que se mueven en largos tiempos, pero de camino seguro. A razón de preservar la limpieza del templo han llegado al convento de San Francisco una recolección de 4000 y más firmas, que  manifiestan positivamente algo que supera la afección a los frailes franciscanos. La visión que se aprecia es un rincón de vida que ha retomado su lugar en la vida de la ciudad: desde el punto de vista urbanístico, arquitectónico y artístico. La lógica de las acciones se ha movido en contra del peor mal de nuestro tiempo, que es la “privatización de lo público”; lo contrario es ofrecer espacios de participación y de mutuas relaciones. 

Tarija 17de septiembre, 2007

                                                                                  P. Lorenzo Calzavarini

 

logo centro eclesial de documentación
Centro Eclesial de Documentación
e-mail: ced@franciscanosdetarija.com
teléfono/fax: 00591-4-6644909
Tarija-Bolivia