sello
logo CED
Centro Eclesial de Documentación
Convento Franciscano de Tarija
sello
Inicio | Centro Eclesial de Documentación | Artículos | Ebooks | Artículos Cántaro
Documento sin título
 

Proseguimos retranscribiendo la “Introducción” que desde estas páginas se refiere a los tomos IV-VII (momento republicano) de los siete tomos de la obra: Presencia franciscana y formación intercultural en el sudeste de Bolivia según documentos del Archivo Franciscano de Tarija 1606-1936, editada por el P. Lorenzo Calzavarini.

Parte III (Continuación).- Transfiguración y consumación de la “tercera vía” para las naciones chaqueñas

Mapa chaqueño del P. Hermán Cattunar, 1911.Los documentos DP-72.c, XLII 4.2.1 y V.2.42 sugieren ya el espíritu de confrontación sobre el Chaco reduccional. Las iniciativas provienen de las capitales de Departamento, que buscan razones para anexarse, definitivamente, partes de su territorio. La pugna se movía entre Santa Cruz, Chuquisaca y Tarija. Tarija alega a su favor la presencia de los franciscanos y la ayuda que ellos han tenido desde la Prefectura. El testimonio del señor Bernardo Trigo, añade, además, la erogación de una pensión vitalicia al cacique Chumbay (Cumbay) por el apoyo a la lucha de liberación. El Padre Corrado no contradice las afirmaciones de protección militar en circunstancias de los primeros contactos con los pueblos originarios. Resulta así, que entre Colegio de Propaganda Fide y Prefectura de Tarija existieron intenciones mutuas acerca de la ‘tercera vía’, marcada por el camino de las reducciones.

La destrucción de esta tercera vía se dio por la política gubernamental de los liberales y las conexiones partidarias en la ciudad. Tales posturas oponían también a los dos grandes partidos de la época, los conservadores y los liberales; los segundos, imbuidos de mentalidad radical y masónica en contra de las actuaciones católicas. Dos ‘informes’ al gobierno muestran las diferencias: el de Daniel Campos y el otro del Doctor Manuel Jofré, hijo. El primero se encuentra en su libro De Tarija a la Asunción, (Buenos Aires, 1888). Lanzado en 1883, en la expedición al Pilcomayo hacia Asunción, el autor, en nombre del progreso, mira la situación de las reducciones. Y por su “ideología de patria”, dicta normas de civilización, invocando la presencia estatal y contemplando por su intermedio grandes y ricas regiones de modernización. Es posible otra interpretación (y en parte, tal era el sentido de las exploraciones al Pilcomayo) de un afán para incentivar más espacios económicos por la pérdida del Litoral en 1879. Sin embargo, sus observaciones están guiadas por el evolucionismo más simplista. En nombre del ejercicio de la libertad, impone las exigencias más atropelladoras y despectivas contra los neófitos, cuando lo suyo se habría podido resolver tan sólo con los soldados, presentes en los varios fortines. Escribe: “Oficié al mismo tiempo al padre Prefecto de Misiones, para que, como antes habíamos acordado, me remitiese cien neófitos de Aguairenda, que deberían estar en Caiza el 19 [agosto] y entre ellos tres albañiles que allí había.

Mapa de los pueblos originarios orientales de Bolivia del P. José Cardús.Cada quincena serían renovados éstos con igual número, vendrían de las siguientes Misiones. Ellos no irían con la expedición al Paraguay, y sólo se les utilizaría en el trabajo de fortines (Ibidem, pág. 58)”. A éste se contrapone el informe del doctor Manuel Jofré, hijo [A.F.T. Sin Código]. Lo realizó un año después de la insurrección de Kuruyuqui (1892), en la cual actuó con hazaña otro “patriota”, Don Melchor Chavarría, en contra de los guaraníes supervivientes. Es un estudio extenso, como  requerían los acontecimientos acaecidos. Sus objetivos de observación agrupan a las reducciones del Colegio de Propagande Fide de Tarija. El informe analiza la situación histórica, antropológica, demográfica, institucional y económica de cada asentamiento y de la totalidad de la red misional. El propósito es mostrar la coordinación chaqueña en términos de organización territorial global, lógica de intercambios de bienes y solidez social. Aprecia la disciplina, la escolaridad, la infraestructura de trabajo y la institucionalidad. Sus conclusiones insisten en que el gobierno reduccional ha sido muy acertado en sus estrategias de desarrollo en lo educativo, económico y artesanal. Éstos rubros son  promisorios por un mejor avance. En conclusiones, sugiere: El gobierno debería implementar ayudas anuales para centros de formación que fomenten el comercio de tejidos, por la buena producción de algodón y lana en la zona; reestructurar la región entera bajo el principio de unidad jurídica a fin de que no dependa de centros urbanos lejanos (fuera de la región), que no controlan la justicia y los aspectos ecológicos; resolver el problema de las agrupaciones de personas que no tienen residencia fija y que vagan por las fincas de los blancos para su sustento.

En esa perspectiva califica a Kuruyuqui como guerra por las tierras. Y así fue. El Colegio de Potosí incluía dos reducciones (Boicobo y Santa Rosa) y cuatro doctrinas, que eran Igüembe, Huacaya, Ingre y Cuevo. Estas últimas, por ser doctrinas, no estaban dotadas de tierras para los indios. La reacción nació en aquel triángulo. Las fuerzas insurrectas se lanzaron primeramente contra las estancias y luego en dirección de Santa Rosa, no por ser ella reducción, sino por haberse trasformado en refugio de los blancos. Por el peligro de más matanzas, los Padres conversores avisan a las autoridades civiles, que envían militares tardíamente, anulando el efecto de persuasión; la última conclusión es organizar a los soldados de los fortines otorgándoles deberes de trabajo social: “dotarlos de las herramientas necesarias para el desmonte y los cultivos” y solucionar lo inadecuado de sus vestimentas norteñas para lugares cálidos y de bosques.

Creemos que los datos del informe del Doctor Manuel O. Jofré, hijo, son completos. Sin embargo, aparecen diferencias en las fechas fundacionales de las reducciones respecto al Padre José Cardús, al Padre Corrado y al Padre Giannecchini (Giannecchini D., Historia natural, etnografía, geografía, lingüística del Chaco boliviano, 1898, Sucre, 1996). Los cuatro tienen su fundamento en el Archivo Franciscano de Tarija (A.F.T) y las diferencias se establecen en que uno anota el inicio de la presencia de los frailes en el lugar, otro el enaltecer la cruz en el espacio, programado como plaza principal, y otro la inauguración de la primera capillita. Así, en el caso de Cuevo tendríamos tres fundaciones: inicio de la presencia en 1880, primera capilla 1885 y el templo grande, inaugurado en 1900. Las desigualdades son mínimas y, por eso, será preciso atenerse al año de fundación tradicional en cada asentamiento.

Años de fundación reduccional
según Cardús, Corrado, Jofré y Giannecchini  
REDUCCIONES CARDÚS CORRADO JOFRÉ GIANNECCHINI
  1884 1852-1884 1893 > 1897
Itau 1846 1845 1845 1845
Chimeo 1849 1848 1848 1849
Aguairenda 1852 1851 1851  
Tarairí 1854 1854 1854 1855
San Francisco 1860 1860 1860 1860
Yacuiba       1866
San Antonio   1863 1886 1863
Restauración en 1886)   1886    
Macharetí 1869 1869 1869  
Tigüipa 1872 1872 1872 1872

El documento [A.F.T. M-102] nos ofrece, sobre todo, datos económicos y poblaciones que nos muestran los varios aspectos de la vida social. Presentamos lo que corresponde a la demografía general de cada Reducción y doctrina. Sorprende que, después de 30 años, el número de niños y niñas infieles sea tan alto. Además, se puede apreciar un equilibrio entre población de neófitos, de infieles y de mestizos.

La autosuficiencia económica de cada Reducción se basaba en el ganado, que era sustento de la actividad agrícola en gran escala y de las parcelas familiares.

Reducciones y Doctrinas del Colegio de Tarija, según el Doctor Manuel O. Jofré hijo, 1893

El reducido número de ganado, señalado en los fortines, se explica por la falta de sustento de la actividad agrícola; asimismo, de considerarlo más como consumo, que elemento de intercambio y de seguro alimenticio. Las características de estructura colectiva y privada permitían solventar las necesidades de compras de instrumentos agrícolas, hacer frente a enfermedades, y la atención a la escolaridad. Asimismo, lo que se define entrada “de pie de altar” (intenciones de Santas Misas y aportaciones de bienhechores) era invertido por los Conversores en la economía general.

Misiones y doctrinas del Colegio de Potosí según el Padre Bernardino de Nino, 1908

Vista de la Misión de Macharetí. Foto: H. Catinari.Para permitir una visión completa de la acción franciscana en el Chaco, reportamos los datos de las reducciones y doctrinas del Norte [A,F,T. V.2.42] ya distribuidas entre el departamento de Chuquisaca y de Santa Cruz. Es información histórica y situacional al año 1908. Se ofrecen también informes de poblaciones generales. Uniendo el informe del Doctor Manuel O. Jofré y los datos del Padre Bernardino De Nino, podemos observar la amplitud de la labor eclesial. Nos interesa subrayar, también, las interrelaciones de los pueblos chaqueños, las que arruinó la administración territorial anexándolos a las capitales de las Intendencias coloniales (excepto Tarija), que ahora se definen departamentos.

Los documentos M-118 y M-319.bis son inserciones de acontecimientos eclesiales entre guaraníes. El estreno de la iglesia de Tigüipa [A.F.T. M-319] muestra las expresiones artísticas y el sentido de fiesta que unían a conversores y neófitos. Para la ocasión, los fieles ejecutaron dos composiciones musicales de Santas Misas, escritas por los Padres Angélico Martarelli y Francisco Francocci. Si fue momento litúrgico, más fue parte de un juego teatral de prefiguraciones de existencia, que se vivieron dentro y fuera del templo: procesiones, convites, bandas y fuegos artificiales.

 

 

P. Lorenzo Calzavarini
Director del CED

 

logo centro eclesial de documentación
Centro Eclesial de Documentación
e-mail: ced@franciscanosdetarija.com
teléfono/fax: 00591-4-6644909
Tarija-Bolivia