sello
logo CED
Centro Eclesial de Documentación
Convento Franciscano de Tarija
sello
Inicio | Centro Eclesial de Documentación | Artículos | Ebooks | Artículos Cántaro
Documento sin título
 

ALTAIR: LA ESTRELLA GUÍA DE LOS CAMINANTES
(finalista en el certamen poético de Córdoba)

Portada del libro “Es tiempo de valor y de amor”No será difícil al lector descubrir que  “Altaír: estrella guía de los caminantes” encubre el nombre de Lucila López. Desde una semana,  Altaír aparece como autora del libro “Es tiempo de valor y de amor” (Santa Cruz, -noviembre- 2009). La conexión entre Altaír y Lucila López no es de  comunicación verbal sino de huellas que los dos nombres han dejado en el mismo camino.

                                                                               %            %            %

Personalmente he conocido varios textos, que terminaron en un único manuscrito con el nombre de Altaír  y mismo título que se indica en el libro recién editado. Pero, entre manuscrito y libro se interpuso la estadía en Córdoba. Lucila López había enviado cinco poesías, sacadas de aquel ante-texto, al “Certamen Internacional” que se ha dado en ocasión del “10° aniversario” del “Centro de Escritoras/es Nacionales (C.E.N)”. El acontecimiento que remarcamos es que las cinco poesías fueron declaradas finalistas por el “Género poesía”. El reconocimiento fue entregado a Lucila López en la ciudad de Córdoba el 2 de octubre de 2009.

La inscripción de “10° aniversario” del pergamino de honor indica la sucesión de las premiaciones, que iniciaron en el año de 1999. El premio para los galardonados se traduce en la publicación de sus escritos (Córdoba, 2009) con el título de “10 años”, publicada por el “Centro de escritoras/es Nacionales”, donde se reproducen los trabajos de los 74 concursantes y entre ellos los de Altaír, que habían resultado con mención de “finalistas” (cuatro de los 74).

También Altaír, si bien estrella de cielo, tuvo antecedentes terrestres. Los calificaremos de “amistad” porque nada tiene que ver, ayer y hoy, la ciencia de Lucila López con estudios del cosmos. Todo se dio con la instalación del “observatorio astronómico ruso boliviano” en Tarija, inaugurado el 14 de abril de 1984 por físicos de Kiev. Esos mismos volvieron en el año de 1986 para observar el resplandor del cometa Halley. Un  observatorio de por sí no habla y para hacerlo hablar se debe tener un referente de estrellas. En la lente astronómica, el universo se reduce para lograr más claridad. Así las relaciones entre cultura rusa y chapaca, tan distantes entre sí, adquirieron personalidad propia en la proximidad. La distancia en aquel momento histórico no estaba dada sólo por la lengua sino por los regímenes socio-políticos de Rusia y Bolivia. Dialogar no es hablar para determinar enemigos sino para reconocerse en el destino de otras personas y de otros pueblos. Altaír fue la estrella que humanizó las diferencias; y su nombre vino del firmamento.             

                                                                              %            %            %

La Sra. Lucila López junto a la presidenta de la C.E.N. la Lic. Norma Heredia Dos libros sobre mi escritorio: el uno en el mes de octubre y el otro en noviembre. El primero es precisamente el libro que recoge los trabajos de los concursantes del “Certamen Internacional”. En su mayoría son de residencia argentina pero también de otras naciones latinoamericanas. Varios géneros literarios están presentes, sin embargo, sorprenden las diferentes actividades de los concursantes (a págs. 398-407 se extienden breves biografías). Se incluyen artistas, literatos, investigadores universitarios, químicos, periodistas y profesionales dedicados a labores sociales, educativas e institucionales. De Lucila López se destacan sus dedicaciones al arte, a la dimensión teatral, institucional y su fe religiosa. Las tantas diversidades adquieren unidad en la característica que cada autor es persona de búsqueda, ligada a experiencias profundas y finalmente consciente de la precariedad de lo cotidiano actual. Muchas son las heridas desde el pasado, que siguen en dramáticas experiencias de hoy.

Los que resultan más presentes son escrituras femeninas de profunda melancolía como añoranza de una vida que se quebrantó frente a la realidad. Lo que se saborea es la permanente conciencia de recorridos que son relámpagos de biografías interiores personales y colectivas. Estremecedores son los recuerdos de cárceles de regímenes militares que fueron y que son todavía (con cien mil otras formas). Las redacciones son de relatos y de poemas. Entre las poesías se adscriben las cinco composiciones de Lucila López. Lo sorprendente, en los más o menos años de los autores, es su alma de juventud. Melancolía, heridas, añoranzas y decisiones fuertes indican la voluntad de tener asiento en el futuro.
           
                                                                              %            %            %

La biografía de Lucila López (pág. 403) señala su aventura interior desde otra vertiente de la interioridad. Se escribe: “…buscó a Dios incansablemente hasta encontrarlo”. Creemos que más que subrayar una nota hagiográfica, los editores  del libro “10 años” han querido matizar un estilo de presencia en el “Certamen Internacional” y el sentir poético desde la orilla de Dios. La extrañeza no debe nacer de la inclusión del nombre de Dios sino que, por ser “carta mensajera”, la literatura, el arte y la estética deben ser siempre “reporteras” de un misterio de diferentes orígenes.

La Sra. Lucila López junto a la vicepresidenta de la C.E.N. la Lic. María del Valle VidelaPara entender la poesía de Lucila hay que atenerse a ese concepto de misterio. El misterio no concebido en términos de un moverse hacia verdades últimas, sino el misterio que está ligado a la persona de Jesús de Nazaret: cómo vivió, qué dijo, cómo actuó, cómo murió y porqué resucitó. Toda esa secuencia histórica no se encuentra declarada en las líneas poéticas de Lucila. Lo que se encuentra son las vivencias, que traspasan de aquel misterio a nosotros.

Así venimos a establecer una forma de escritura bien conocida en la tradición católica que es la poesía mística. Santos, santas y muchas más personas, por  el camino de la contemplación, han logrado el encuentro entre lo humano y lo divino. La poesía de Lucila López matiza lo mismo pero por otro trayecto. Diríamos por la aventura del cristiano comprometido, que tiene sus fuentes de fuerza en la lectura de la Biblia (los salmos y los evangelios), en la oración y en la participación a las liturgias católicas. Éstas son teatralización de la Fe, donde el feligrés interactúa con el misterio. El marco poético de Lucila es precisamente dar voz a las vivencias recónditas adquiridas en las celebraciones del “día del Señor” (domingo).

El título encuentra su misma aplicación en tal origen. La literatura “mística” ha sido a su vez la que ha impulsado la vida ascética cristiana. Y el ascetismo no fue siempre golpearse el pecho sino actitud frente a la vida. Así “Es tiempo de valor y de Amor”  es un libro de denuncia frente a la sociedad actual; denuncias, sin embargo, como catálogo de males que nos rodean pero con omnipresente invitación a actitudes de bondad. La bondad, que no es sólo resabio de algunas delicias en nuestros corazones, sino medida de lo que somos frente al Amor, definido “Perfecto”, mostrado en el momento creativo de Dios y después en el correr de su misericordia hacia nosotros.

Luz, libertad, armonía, alabanzas, consagración, elevación, camino, invitación, totalidad, aceptación de la Palabra, renuncias, olvido, pecados, reino de Dios y humildad son las indicaciones más frecuentes de la biografía que cada uno construye (Amanecer, pág. 43):

Amanecer

El poder de la negación
Está en lo humano desde la creación,
Por temor a enfrentarse con su verdad
De imperfección.

Hoy es el mejor día
Porque has abierto tu corazón

Para dar alegría,
La alegría es esperanza y
La esperanza es la confianza
En el SER que es el Padre desde la creación.

Hoy es el día mejor.

Tarija 16 noviembre, 2009.

 

P. Lorenzo Calzavarini
Director del CED

 

logo centro eclesial de documentación
Centro Eclesial de Documentación
e-mail: ced@franciscanosdetarija.com
teléfono/fax: 00591-4-6644909
Tarija-Bolivia