sello
logo CED
Centro Eclesial de Documentación
Convento Franciscano de Tarija
sello
Inicio | Centro Eclesial de Documentación | Artículos | Ebooks | Artículos Cántaro
Documento sin título
 

“FLUIR”: poemas de Cristhian Mansilla Torrejón

En el marPor meses, el manuscrito de Cristhian Mansilla: FLUIR  ha estado sobre mi escritorio. En tiempos alternos he discurrido sus páginas, siempre con nuevo interés. Una de las razones de mi curiosidad y admiración era también la amistad que viví con sus abuelos; y también, el aprecio literario por uno de ellos que fue el poeta Don Edmundo Torrejón Cardoso.

La biografía de Cristhian Mansilla no sobrepasa las vicisitudes de lo que es para todos el proceso de escolaridad y de educación. Subrayamos este último por ser conjunción de dimensiones personales, familiares y domésticas. La juventud, vivida en dimensión de tradición chapaca, se colorea y crece entre bondades antiguas para asumir la modernidad, que corresponde a la autonomía de una vida plena en la sociedad. La escolaridad para Cristhian ha tenido un perfil muy alto, con final de sus estudios en el Colegio “Hermano Felipe Palazón”; después venció la carrera de derecho en la casa superior de estudios de “Juan Misael Saracho”, donde, además de los afanes normales, fue promotor de una revista universitaria.

El texto “FLUIR” impresiona a primera vista por la precisión del lenguaje y por la riqueza del mismo. Es el resultado de una buena práctica de escritura y de formación literaria. Lo poético es la especificidad última de su personalidad con la cual ha querido matizar el pasar de la  juventud a la asunción de los quehaceres de la vida.

Las palabras y sus conexiones semánticas brotan en el joven Mansilla no de forma espontánea sino como sedimentación oculta; queremos decir como pensamiento consolidado de una larga práctica interior. Imprecisas quedan las motivaciones  de imprimir sus poemas. Puede ser para atestiguar la etapa de su vida personal como por una necesidad de oficializar dimensiones de vida. La segunda nos parece más en sintonía con el conjunto poético de Cristhian.

Existe, por tanto, una premonición de un futuro poético. Todos los poetas tarijeños se manifestaron relativamente jóvenes y su voz fue válida hasta el último de sus días. Ninguno de ellos está en el “sentir” y “decir” de Mansilla. El núcleo propulsor de sus versos es su vida misma. No existen invitaciones de otras voces que no fueran de su experiencia.  Se trata, por tanto, de un espacio restringido. De allí la densidad, la rápida mutación de las situaciones interiores y, sobre todo, la  brevedad del desenlace poético.

Siempre la ocasión poética está determinada por el deseo o la presencia de lo femenino. Sin embargo, su realidad más que carnal es de connotación simbólica. El “sentir” en tal forma, le permite una amalgama infinita de sensibilidades, imaginaciones  y conexiones afectivas. El surgimiento de la vida está declarado a veces entre las coordenadas que son la “nada” y el “instante”. El sentido del FLUIR  anula a ambos por que los asume como parámetro de su contrario vital, que es lo “lleno” y lo “persistente”.

La pareja hombre/mujer construye todos los sentires psicológicos, sensitivos, intelectivos, y se esparce en los innumerables rincones del universo. En esa prefiguración de  pasado, presente y futuro se pierden las connotaciones temporales y espaciales para constituirse en la entidad cosmogónica de los orígenes del siempre.      

A los lectores se les aconseja no distanciar mucho la lectura de una poesía de la otra. Algunas mantienen una constante biográfica muy estrecha entre los acontecimientos; otras son reflexiones y rememoraciones de ensueño. Imposible la retranscripción de algún poema en estas breves líneas. Nos permitimos esencializar los contenidos de tres: “Intentaba describirte”. Cristhian ensaya una descripción de la mujer deseada: Ella resulta ser un “punto”, del mundo que es el mundo del poeta. “La florista”. No se trata de la vendedora de flores sino el trasladarse de olores y colores que marcan las estaciones del tiempo y del alma (para un final de paz). “Jenecherú de amor”: la vida de dos pajarillos que pequeños son grandes volando en las alturas celestes y por estar enamorados viven transitando por todas las estaciones de la vida.

Lorenzo Calzavarini     

 

logo centro eclesial de documentación
Centro Eclesial de Documentación
e-mail: ced@franciscanosdetarija.com
teléfono/fax: 00591-4-6644909
Tarija-Bolivia