sello
logo CED
Centro Eclesial de Documentación
Convento Franciscano de Tarija
sello
Inicio | Centro Eclesial de Documentación | Artículos | Ebooks | Artículos Cántaro
Documento sin título
 

Proseguimos retranscribiendo la “Introducción” que desde estas páginas se refiere a los tomos IV-VII (momento republicano) de los siete tomos de la obra: Presencia franciscana y formación intercultural en el sudeste de Bolivia según documentos del Archivo Franciscano de Tarija 1606-1936, editada por el P. Lorenzo Calzavarini.

PARTE VIII: Libro 1891 (continuación)

“El Rmo. P. F. P. Andrés Herrero, Prefecto y Comisario General en toda la América meridional, encargado por N. SS. P. Gregorio XVI, en 19 de Julio 1836.” El autor, en 1838, es C. Segni. La tela, marcada en la pared de la pintura, lleva la inscripción de BEATAE MARIAE VIRGINIS DE BONO CONSILIO y su original está en el Museo Franciscano de Tarija. Por el año de composición del cuadro se puede pensar como un retrato en veneración del P. Herrero en La Paz. Otro retrato suyo, de medio cuerpo, está en el Museo Franciscano de Tarija.Se anotan primeramente los religiosos, que se incorporaron desde 1891 hasta 1917. Con la creación del Vicariato del Gran Chaco (hoy Cuevo- Camiri), sobrevino el cierre del Colegio y el paso a situación simplemente conventual, ligada jurídicamente al Padre Provincial de Florencia, que se encargaba del envío del personal religioso. Los cambios de Tarija, se daban también en Potosí y en el Chaco. Es por esto que, después de 1917, más propiamente se debía hablar tan sólo de llegadas de franciscanos. La totalidad de las páginas lleva la caligrafía del Padre Manuel Lauroua, excepto por las primeras líneas de inscripción de las incorporaciones, que se anotaron entre 1891 a 1899.

Los años sucesivos serán marcados por los grandes acontecimientos que provocaron el término del Colegio de Propaganda Fide. La orden franciscana, en 1887, agrupaba varias ramas de su tradición espiritual; así en Tarija habrían podido llegar no sólo franciscanos de la ex familia de los observantes sino también otros de diferente experiencia misionera. De hecho, fueron los de la antigua denominación los que siguieron viniendo. El debilitamiento del centralismo de la Orden fue compensado con la responsabilidad más directa de la entidad franciscana de Florencia. De hecho, la provincia de San Buenaventura de Florencia agrupaba a frailes observantes, que dejaban la sigla de Menores Observantes (M.O.) por la de Orden de los Frailes Menores (O.F.M). La decisión de la Santa Sede y de la Orden franciscana era de cierta manera lógica por cuanto los religiosos de la Provincia de San Buenaventura de Toscana eran bastante numerosos en aquellos años; sin embargo, otros tantos religiosos de demás Provincias de Italia, como la de Roma, Marcas y Abruzos, trabajaban en Potosí y Norte chaqueño.

2.	La tela original de la Virgen del Buen Consejo, dibujada en el retrato del P. Andrés Herrero. M. F. T.A la mutación de la institucionalidad franciscana correspondieron los acontecimientos, generados por los gobiernos liberales y, sobre todo, la secularización de la Misiones, que obligó la creación del Vicariato de Cuevo Camiri, medida que, en 1924, concluirá la nueva organización de la Iglesia en el Sur de Bolivia con la creación de las Diócesis de Tarija y Potosí (1924). En los cambios tan radicales, la permanencia en sus lugares de trabajo correspondió a los frailes de más permanencia en Bolivia. La experiencia de la Guerra del Chaco una vez más cambiará el esquema sociopolítico de Bolivia y otras decisiones guiarán la labor franciscana. A pesar de las transformaciones, Potosí, Tarija y Chaco mantendrán las obras más cercanas a las necesidades del pueblo: Potosí las escuelas rurales (Escuelas de Cristo), fundadas por el Padre José Zampa (1907); en Tarija el complejo de las Obras Antonianas, fundadas en 1986 por el Padre Buenaventura Lolli; y en el Chaco la atención parroquial, bajo el gobierno del Obispo.

La suma de los franciscanos que han llegado desde 1825 hasta 1937 es de 189. Entre ellos, algunas biografías llevan nombres de obispos: Mons. Hipólito Ulivelli, Mons. César Vigiani, Mons. Juan Niccolai y Mons. Pacífico Vanni (China), así como las biografías de 1848, anotaron el de Mons. Sebastián Pifferi. Queremos cerrar nuestras páginas con una dedicatoria especial para todos los franciscanos que, por su espíritu apostólico y de dedicación a la Iglesia, permanecieron en sus puestos de trabajo. Por sus presencias, a pesar de las grandes transformaciones, podemos conectarnos, todavía hoy en día, con las raíces franciscanas del sudeste de Bolivia. Hemos trascrito documentos del Archivo Franciscano de Tarija hasta 1936, pero la labor de los frailes siguió y sigue renovando un mensaje de Paz y Bien en las celebraciones del IV CENTENARIO de su comienzo en Tarija, 1606-2006.

Franciscanos del Colegio de Tarija (Biografías y Necrologías) desde 1829-1890, según años de incorporación

Franciscanos del Colegio de Tarija (Biografías y Necrologías) desde 1829-1890

Expedición de franciscanos hacia todas las latitudes con el Ministro General, P. Leonardo Bello, Roma, 1936.

Cuadro de franciscanos en Tarija, consignados en el libro de Biografías (1891) y Necrologías (1890-1994), según años de incorporación o de llegada hasta 1937

Cuadro de franciscanos en Tarija, consignados en el libro de Biografías (1891) y Necrologías (1890-1994), según años de incorporación o de llegada hasta 1937

 

 

P. Lorenzo Calzavarini
Director del CED

 

logo centro eclesial de documentación
Centro Eclesial de Documentación
e-mail: ced@franciscanosdetarija.com
teléfono/fax: 00591-4-6644909
Tarija-Bolivia