sello
logo CED
Centro Eclesial de Documentación
Convento Franciscano de Tarija
sello
Inicio | Centro Eclesial de Documentación | Artículos | Ebooks | Artículos Cántaro
Documento sin título
 

CATALOGACIONES DE BIBLIOTECAS Y ARCHIVO, AÑOS 2007-2010
(Centro Eclesial de Documentación, Convento San Francisco, Tarija)

1. Antecedentes
 
Vista de la Sala  Litúrgica del CED, Tarija.El Centro Eclesial de Documentación (CED), desde su fundación (1994) al año de 2006, se ha ocupado de editar libros y folletos, publicar  artículos en periódicos y revistas para hacer conocer los contenidos misionales franciscanos en el sudeste de Bolivia y configurar un núcleo de reflexión alrededor de la herencia histórica, social, cultural y artística de los cuatro siglos de vida del Convento de San Francisco de Tarija (1606). Además, en preparación de las celebraciones del IV Centenario 2006, se iniciaron en el año 2005, los trabajos de organización de la nueva sede del CED, trasladada desde la calle Daniel Campos a la Colón para ubicarla en los antiguos ambientes, que fueron de la imprenta (antes del Seminario Franciscano).
Por tanto, en el año 2006 concluyeron varias realizaciones:

  1. Colección de fuentes sobre historia (civil, eclesial, franciscana), antropología y lingüística guaraní;
  2. Estructuración del CED en términos de ambientes, que ocupa todos los espacios del ex seminario, de la ex procura y enfermería;
  3. Configuración del museo “Fray Francisco Miguel Marí”, que incluye arqueología, exposición de enseres de tradición conventual, pinacotecas de arte colonial y moderna;
  4. Coordinación de las varias reparticiones en un único concepto de Centro Eclesial de Documentación entre museo, las tres bibliotecas: antigua, moderna y universitaria y archivo;
  5. Catalogación de las obras de arte conventuales realizada por profesionales del Viceministerio de Cultura (ahora: Ministerio de Culturas) ;
  6. Restauración de todas las obras pictóricas de la pinacoteca colonial;
  7. Lanzamiento de la página Web: www.franciscanosdetarija.com;
  8. A lo largo de todo el año 2006, se realizaron actividades científicas, de animación cultural, un simposio de historiadores franciscanos-latinoamericanos y la memoria de las fechas que conformaron la identidad misionera del Convento de San Francisco en Tarija. Los varios testimonios de reconocimientos institucionales expresaron simpatía, aprecio e interés para la obra de los franciscanos en las tierras chaqueñas, departamentales y la ciudad de Tarija.

2. Ediciones del CED

Las ediciones se centraron sobre todo en hacer conocer la historia del Colegio de Propaganda Fide de Tarija en sus años de expansión misionera (1755-1919) desde la Frontera de Chuquisaca al Río Grande (Santa Cruz de la Sierra) y sucesivamente en las zonas chaqueñas desde el río Parapetí hasta Yacuiba. Las ediciones tuvieron su inicio antes de la fundación del CED. Las debemos al esfuerzo del P. Gerardo Maldini quien fue el custodio y animador del archivo y bibliotecas después de años de silencio y el organizador de la primera estructuración del museo “Fray Francisco Miguel Marí”, que ocupaba la ex-procura y ex-enfermería conventuales, que son todavía centrales en el conjunto del Centro Eclesial de Documentación. Asimismo consolidó materialmente los ambientes del archivo y de la platería (Sala – Biblioteca Antigua).
Desde el 1994 al 1998 fue guardián del Convento de San Francisco de Tarija, el P. Pedro de Anasagasti, que con su ágil pluma, ya había escrito sobre la historia franciscana en Bolivia. Incrementó nuevos títulos y dió impulsó a las publicaciones aumentando el presupuesto económico para las mismas. Las ediciones principales fueron:

  1. Mingo de la Concepción Manuel, Historia de las misiones franciscanas de Tarija entre los Chiriguanos, (Editor: P. Bernardino del Pace), vol. I y II, Tarija, 1981 (segunda edición, 1996);
  2. Corrado Alejandro, El Colegio franciscano de Tarija y sus misiones, (Editor: P. Gerardo Maldini), vol. I y II, Tarija, 1990;
  3. Comajuncosa Antonio, Manifiesto Histórico, Geográfico, Topográfico, Apostólico y Político de lo que han trabajado entre fieles e infieles los misioneros franciscanos de Tarija -1755-1810, (Editor: P. Gerardo Maldini), Tarija, 1993;
  4. Maldini Gerardo, Franciscanos en Tarija y … más allá, Tarija, 1988 (segunda edición, 1999);
  5. Maldini Gerardo, Caminar con San Francisco, Tarija, 1995;
  6. Anasagasti Pedro de, Los franciscanos en Bolivia, La Paz, 1992;
  7. Anasagasti Pedro de, Fray Francisco del Pilar: conquistador del Chaco Chiriguano, La Paz, 1995;
  8. Giannecchini Doroteo, Historia natural, etnográfica, geográfica, lingüística del Chaco Boliviano -1898-, (Editor: P. Lorenzo Calzavarini), Tarija-Sucre, 1996;
  9. Calzavarini Lorenzo, Teología narrativa: relatos antropológicos de la fe popular en Bolivia, La Paz, 1996;
  10. Santiago Pedro León de, Diccionario guaraní-castellano y castellano-guaraní -1791-, (Editores: P. Ivan Nasini y Elio Ortiz), Cochabamba, 1998;
  11. Arduz Fernando y Lorenzo Calzavarini: Música y cantos tradicionales de Tarija, Tarija, 1999;
  12. Calzavarini Lorenzo, Presencia franciscana y formación intercultural en el sudeste de Bolivia según documentos del archivo franciscano de Tarija 1606-1936, vol. I-VII, Santa Cruz, 2006;
  13. Calzavarini Lorenzo, Breve guía histórica, artística y cultural del Convento de San Francisco de Tarija, Santa Cruz, 2007; 
  14. CED, Presencia franciscana y formación intercultural en el sudeste de Bolivia, DVD, Tarija, 2005;
  15. CED, Desde Tarija: presencia franciscana en los valles y llanos, DVD, Tarija, 2006;
  16. CED, catálogo de la exposición artística de Mimmo Roselli, A través del vidrio, Santa Cruz, 2007;
  17. CED, catálogo de la exposición artística de Gonzalo Ribero, Pacha, Santa Cruz, 2007.

 
3. Archivo Franciscano de Tarija: los tantos rostros del cotidiano misionero desde 1606 a 1950

La edición de las antiguas crónicas abrió caminos para enfrentar la totalidad de la documentación del archivo. Esas mismas obedecen a temporalidades diferentes y, por tanto, a circunstancias favorables y desfavorables a la presencia franciscana en las zonas chaqueñas. La crónica de Manuel Mingo es la primera. Fue uno de los sacerdotes iniciadores del Colegio de Propaganda Fide (1755) y el que inició (1758) los primeros encuentros con los chanées y guaraníes de la Frontera de Chuquisaca. La continuidad de las fundaciones de 1766 hasta 1803 está ligada al proceder del hermano lego Fray Francisco del Pilar. La interpretación de la acción misional del P. Manuel Mingo de la Concepción es que la predicación del evangelio había llegado hasta los confines de la tierra (San Pablo).  

El mismo periodo histórico está relatado también por el P. Antonio Comajuncosa (1811). Su escritura es una defensa del régimen reduccional, implantado por los franciscanos de Tarija en su estructura económica, política y religiosa entre los chanées y guaraníes. La línea ideológica tradicional colonial, representada por Francisco de Viedma, que miraba a la asimilación directa de los pueblos originarios, chocó con la línea pro-indígena de los franciscanos de Tarija.

La crónica del P. Alejandro Corrado (1884) retranscribe la acción del Colegio de Propaganda Fide en los tiempos de la república. Se trata de una secuencia de nuevas fundaciones misioneras, que iban de Tarija hasta Aguayrenda y de Aguayrenda hasta Macharetí. La crónica del P. Giannecchini (1898) se mueve en los mismos principios políticos y sociales del “Manifiesto…” del P. Comajuncosa, que defienden la identidad de los pueblos originarios frente al acoso de los mestizos y las “anexiones” desde el Estado central de Bolivia. Importantes también son sus publicaciones de las exploraciones del río Pilcomayo en los años 1882-1886.

El trabajo de selección para la “antología” de: Presencia franciscana y formación intercultural en el sudeste de Bolivia…, iniciado en el año 1998, nos ha permitido reconocer las fuentes de los historiadores franciscanos de Tarija. A éstas miraban las preocupaciones del editor Lorenzo Calzavarini: dar cuerpo a una secuencia continua de documentos originales que diagramaran las tantas facetas del quehacer misionero, sus interlocutores y sus enemigos.

La totalidad de los documentos, según lo iniciado por el P. Pedro Corvera en el año 1916 y ampliado posteriormente, está subdividida en “siglas”. Cada “sigla” refleja una actividad específica. En su conjunto aparece la estructura institucional franciscana y los modelos de acción que corresponden a las diferentes temporalidades históricas. Resulta clara la interpretación del Colegio de Tarija del P. Antonio Comajuncosa: ser el “cuartel general” de los franciscanos en el sudeste de Bolivia. Las siglas encubren las siguientes denominaciones:

  1. Relaciones con autoridades civiles (AC);
  2. Administración económica (AE);
  3. Relaciones con autoridades religiosas (AR);
  4. Boletín antoniano (BA);
  5. Censos (C);
  6. Correspondencia emitida (CE);
  7. Concilios (CL);
  8. Cartas pastorales (CP);
  9. Libros de cofradías y Pías asociaciones (CPA);
  10. Correspondencia recibida (CR);
  11. Catecismos (CT);
  12. Dispensas matrimoniales (DM);
  13. Datos particulares (DP);
  14. Escrituras de propiedad (EP);
  15. Expediciones (EX);
  16. Historia (H);
  17. Inventarios (I);
  18. Literatura (L);
  19. Libros de biografías (LB);
  20. Libros de cuentas (LC);
  21. Libro de defunciones (LD);
  22. Libros de antropología (LDA);
  23. Libros de derecho canónico (LDC);
  24. Libros devocionales (LDV);
  1. Libros de escolaridad (LE);
  2. Literatura franciscana (LF);
  3. Lenguas Indígenas (LI);
  4. Libros de liturgia (LL);
  5. Libros de Misas (LM);
  6. Pastoral entre fieles e infieles (LPFI);
  7. Libros de Pías Memorias (LPM);
  8. Libros de Teología (LT);
  9. Misiones entre infieles (M);
  10. Medicina (MD);
  11. Misiones entre fieles (MF);
  12. Misiones franciscanas (MFR);
  13. Misiones Jesuíticas (MJ);
  14. Misceláneas (ML);
  15. Manuscritos e Impresos (MS);
  16. Música (MU);
  17. Necrología franciscana (NF);
  18. Obras conventuales (OC);
  19. Parroquias (P);
  20. Revistas y folletería (RF);
  21. Régimen interno del Colegio (RR);
  22. Régimen interno y Correspondencia emitida (RR-CE);
  23. Relación con personas seglares (RS); y
  24. Sagrada escritura (SE).

4. Catalogación del P. Pedro Corvera (con adiciones posteriores), catalogación de Josep Barnadas y publicación Tavera

El 17 de octubre 1917, el Comisario general de los franciscanos en Bolivia y visitador del Colegio de Propaganda Fide de Tarija, P. Salvador Sargenti, aprobaba la labor de catalogación del archivo realizada por el P. Pedro Corvera. Sin embargo, esa catalogación está anotada con la fecha de 1916. La incertidumbre es si la fecha fue de inicio o bien de término. Normalmente está indicada por los estudiosos con la de 1916. El original, sin embargo, contiene anotaciones posteriores de autores anónimos. Por la escritura se puede vislumbra una cooperación también del Prof. Josep Barnadas. En esa situación el manuscrito de Corvera, con las adiciones posteriores, fue publicado por la Fundación Histórica Tavera y el Instituto Ítalo-Latinoamericano, con el título de Archivo del Convento Franciscano de Tarija: P. Pedro Corvera, (Madrid, 1998). Esta edición anotó un cambio fundamental respecto al original de Corvera: puso numeración continua a todas las “siglas” mientras que el documento Corvera iniciaba con numeración nueva en cada “sigla”, lo que obligó a los editores a cerrar el texto con una “Tabla de equivalencias”.

Otra catalogación de los documentos faltantes en Corvera fue emprendida por Josep Barnadas. El título es: Catálogo del Archivo del Colegio Franciscano de Nuestra Señora de los Ángeles de Tarija (vol. II), 1992. La fecha parece indicar el inicio del trabajo. Por tres veces el P. Gerardo Maldini invitó a Josep Barnadas. La muerte de Maldini acaeció el 3 de junio de 1998. Antes de tal fecha debió estar cerrado el manuscrito. Así mientras que el manuscrito Corvera con las adiciones enumera 1189 entradas de documentos, el de Barnadas anota otras 654. Si se consideran las fechas, resulta que muchos documentos antes de 1916 no fueron registrados por el P. Corvera. Los señalados por Barnadas se refieren al antes y al después de 1916. El 22 de septiembre de 1917, el P. Corvera se desincorporó del Colegio de Propaganda Fide de Tarija para integrarse a la provincia de San Antonio de los Charcas y el 22 de octubre del mismo año viajó a La Paz.

En 1999, el P. Lorenzo Calzavarini recogió la documentación esparcida en las antiguas misiones y sobre todo el archivo del P. Comisario provincial, que tenía su residencia en Camiri. El archivo se enriqueció con más documentación: las cartas del Comisario provincial a los religiosos, las comunicaciones entre la Provincia franciscana de Toscana y el P. Comisario provincial en Bolivia, las notificaciones del obispo a los frailes y la correspondencia de los misioneros con las autoridades religiosas y civiles chaqueñas.

Con esto se ha rellenado el vacío del tránsito de la organización misional de Colegio de Propaganda Fide a la de Vicariato Apostólico de Cuevo (1919). Con la nueva situación, de hecho, surgieron corrientes de opinión respecto al ser “misioneros en el Chaco”: el grupo de los frailes, no ligado a la experiencia de Propaganda Fide y no acostumbrado al carácter internacional de la acción misionera, optaba por un trabajo exclusivo en el Vicariato; el otro grupo era más atento a una organización que mantuviera una complementariedad entre los conventos ex-Colegios de Propaganda Fide de Potosí, Tarija y el trabajo chaqueño.

La segunda corriente, por obvio concepto institucional de la orden franciscana, tuvo mejor suerte y se continuó en caminos de unidad en el sudeste de Bolivia. El conflicto, en parte, era originado por la figura jerárquica del obispo: los religiosos como párrocos dependían del obispo y como frailes de las autoridades de la Orden. Lo mismo pasaba con la economía, ligada ahora al concepto de Vicariato y no al conjunto de los religiosos bajo la autoridad del Prefecto de misiones. Además la realidad de misión-reducción, no correspondía plenamente a la de parroquia, que era realidad autónoma respecto a las otras, y no exigía la inclusión de la presencia indígena en el sistema de autoridad y menos aún la organización del trabajo interno, basada en estancias de ganado y de producción agrícola.

El proceso culpable de esos cambios, negativos respecto a las entidades indígenas, fue la secularización de las misiones, que alejó a los guaraníes de sus pueblos habiéndolos antes despojado de sus tierras. Destruida la “reducción”, formada por fieles e infieles guaraníes, la “misión”, con denominación de parroquia, era espacio abierto solamente a fieles sin considerar su calificación étnica. A pesar de las insuficiencias, la organización diocesana mantuvo la unidad guaraní si bien dividida en los departamentos de Santa Cruz y Chuquisaca, quedando la tercera repartición chaqueña incluida en el departamento de Tarija.

5. Nueva catalogación por el CED del conjunto documental de bibliotecas y archivo  

5.1. Las bibliotecas: catalogación, año 2007

Otro resultado positivo de los ocho años de dedicación a la preparación de “Presencia franciscana en el sudeste de Bolivia…” fue la conformación de un equipo de jóvenes técnicamente e intelectualmente preparados para enfrentar la nueva catalogación del conjunto documental de bibliotecas y archivo. La última catalogación existente de la biblioteca antigua correspondía al año de 1975, realizada por el P. Tito Collalunga (franciscano italiano, bibliotecario del convento de San Francisco de Salta); asimismo los ficheros de la biblioteca moderna fueron obra del P. Benito Zini, que le ocuparon de 1984 a 1987. La biblioteca universitaria, integrada al conjunto documental conventual en el año 1994, fue catalogada por el CED en el año 2001.
Esa forma de catalogación, sin embargo, correspondía a la tradicional “enumeración” de libros. Otra era la ventaja de su trasposición a ordenador para la cual se adoptó el sistema ISIS de la UNESCO.  Se han anotado:

  1. Título del libro;
  2. Autor (res);
  3. Otros responsables de la publicación (editores, compiladores);
  4. Editorial;
  5. Edición;
  6. Ciudad;
  7. País;
  8. Idioma;
  9. Información gráfica;
  10. Dimensión;
  11. Ubicación física;
  12. Fecha normalizada;
  13. Temática; y
  14. Datos de catalogación.

La conclusión de las catalogaciones dio los siguientes resultados en cantidades de libros:

5.2. El archivo: catalogación, años 2008-2009

Más urgente se presentaba la homogeneización y el cumplimiento de las catalogaciones del archivo. El recuento de los catálogos existentes era: P. Pedro Corvera (1916) con adiciones a su manuscrito por diferentes autores; la Fundación Histórica Tavera (Madrid, 1998) que publicaba el mismo documento ampliado, manteniendo el referente directo a Corvera; y Josep Barandas (1992). Después de éstas sobrevino la repartición de papeles sin catalogación, traídos por el P. Lorenzo desde Camiri.

Juntamente con la catalogación se pensó también en una migración de la base de datos a un sistema para página Web. Para el primero se usó una base de datos en el sistema ACCES y su migración en la base de datos MySQL.

La preocupación principal de los catalogadores fue la de mantener las anotaciones principales de las catalogaciones existentes; y esto para favorecer a los estudiosos que tienen conocimiento del Archivo Franciscano de Tarija. Además para facilitarles un sistema de comparaciones se indican las siglas y numeración de Corvera, Tavera y Barnadas. Esa catalogación la llamamos unitariamente “Catálogo antiguo Corvera y adiciones”, mientras que los documentos desconocidos a Corvera, Tavera y Barnadas se indican como “Complemento del catálogo antiguo Corvera y adiciones”. Esas dos denominaciones nos permitirán llamar Catálogo nuevo a la repartición de documentos que van de 1951 a 2001. La conclusión es que el “Catálogo antiguo Corvera y adiciones” y el “Complemento del catálogo antiguo Corvera y adiciones” señalan que el Archivo Franciscano de Tarija incluye documentos desde 1606 a 1950.      

El sistema de catalogación del archivo ofrece los siguientes datos:

  1. Sigla y número del documento;
  2. Numeración de la carpeta de reposición del documento;
  3. Numeración Corvera;
  4. Numeración Tavera;
  5. Numeración Barnadas;
  6. Fecha del documento;
  7. Autor;
  8. Contenido del documento;
  9. Idioma;
  10. Lugar u origen del documento;
  11. Cantidad de fojas; y
  12. Observaciones.

Para la catalogación de la parte del “Complemento del catálogo antiguo Corvera y adiciones”, por no existir anteriores referencias, no se indican las numeraciones Corvera, Tavera y Barnadas. 

6. La catalogación que ha ocupado a todos los investigadores del CED
           
Por dificultades de la documentación, algunos catalogadores han trabajado en equipo. Hemos contratado también un corrector externo. Trabajando sobre una organización consolidada del archivo, no se han presentado dificultades especiales. La labor anota los siguientes resultados:

6.1. “Catálogo antiguo Corvera y adiciones” (1606- 1950): siglas, cantidad de documentos y fojas visualizadas, catalogación: años 2008-2009

6.2.- “Catálogo antiguo Corvera y adiciones”, y “Complemento catálogo antiguo Corvera y adiciones”: manuscritos e impresos en los estantes y armarios de los muros sur y norte: siglas, páginas y fojas visualizadas (1606-1950), catalogación: años 2008-2009

6.3. “Complemento catálogo antiguo Corvera y adiciones”: manuscritos hasta 1950: siglas, cantidades de documentos y fojas, catalogación: años 2008-2009

6.4.- Impresos litúrgicos  “Catálogo Sala - Biblioteca Antigua”

Consideraciones finales: síntesis del conjunto documental y artístico del CED y labor 2010   

La realidad del Archivo y bibliotecas del Convento franciscano de Tarija, según los resultados de las catalogaciones, dan las siguientes cifras:

Quedan a catalogarse las revistas. La labor fundamental del año 2010 incluye sobre todo la revisión de las catalogaciones realizadas. Queda totalmente inexplorada la documentación del “Catálogo nuevo” (1951-2001). Con la catalogación de éste, tendríamos la trayectoria completa científica, histórica, institucional, religiosa y civil del sudeste de Bolivia.

Nos interesa, también, subrayar para nuestros lectores la significación global del CED, en cuanto testimonio de elementos de uso litúrgico, devocionales y artísticos que atañen a la vida eclesial, franciscana y misionera. A parte, pero con discurso ligado a las realidades profundas de Bolivia, la repartición arqueológica.

En la guía, que hemos escrito, hemos delineado el sentido de formación de la denominación de Latinoamérica. Lo que se ejemplifica como realidad sincrética entre el universo originario y la contraparte occidental. En su situación de “actores y autores, siempre anónimos”, el uno y el otro construyeron una dimensión estética. Las “oposiciones o conflictos” entre los dos mundos están inscritos en los cuadros pictóricos y en la estatuaria: sobre todo los crucifijos y los cuadros de los Vía Crucis. Se adjuntan también piezas litúrgicas y enseres de la vida conventual.

Como ya hemos escrito, toda esta documentación conforma el museo “Fray Francisco Miguel Marí”, que fue el fraile arquitecto de más renombre del convento de San Francisco de Tarija, también es autor de la cúpula del templo de San Francisco de Salta y del complejo de San Felipe Neri de Sucre). La enumeración de los bienes culturales es:

Las obras de mayor belleza las debemos al momento del Colegio de Propaganda Fide (1755-1919) del convento de San Francisco de Tarija. En 1919, se pasó a la organización de la “Comisaría Toscana en Bolivia”, que incluía el Chaco y los conventos de Potosí y Tarija. Actualmente la nota más positiva resulta ser la nueva organización de la orden franciscana en Bolivia, que ha unido las anteriores realidades regionales en una única configuración nacional. La entidad está denominada: “Provincia misionera de San Antonio de Bolivia”.

Tarija, 11 de mayo, 2010.

Lorenzo Calzavarini ofm
Director del C.E.D
 

logo centro eclesial de documentación
Centro Eclesial de Documentación
e-mail: ced@franciscanosdetarija.com
teléfono/fax: 00591-4-6644909
Tarija-Bolivia