Centro Eclesial de
Documentación
 


ENCYCLICAS O CARTAS CIRCULARES
DEL P. FRAYANTONIO COMAJUNCOSA (1794-1801)

página de inicio | Centro Eclesial de Documentación | Artículos | Documentos
índice | capítulo siguiente | capítulo anterior

IV. LA PERSONALIDAD DEL P. ANTONIO COMAJUNCOSA

En la última fatiga de su vida, que fue escribir “Memoria de los religiosos de este Colegio de Nuestra Señora de los Ángeles de la Villa de Tarija: sus títulos, empleos y méritos adquiridos desde su agregación hasta su fallecimiento, o desafiliación; empieza por los que actualmente existen en este mes de junio del año del Señor de 1803”, Fray Antonio Comajuncosa redactó, juntamente con la de otros 109 frailes, su propia biografía. Se trataba de un documento interno a la organización conventual y de obligación del escritor del Colegio de Santa María de los Ángeles. La última anotación fue por el P. Martín Romero, en septiembre de 1814, y Fray Antonio Comajuncosa moría el 2 de octubre del mismo año. Otra pluma cerró sus días con el siguiente comentario: “…murió en este Colegio, dando fin a sus apostólicas tareas”. En el libro “De los muertos” (con más 29 religiosos, no anotados en las biografías), que era el libro donde el P. Guardián describía las defunciones de los religiosos, el P. Esteban Primo atestiguaba: “…Fue Comisario Prefecto de Misiones 7 años; fue escritor de este seminario muchos años; fue varón verdaderamente apostólico, incansable en el púlpito y confesionario; y finalmente, muy sabio, virtuoso y ejemplar”.

Rasgos biográficos

P. Antonio Comajuncosa nació en Altafulla el 13 de junio de 1749. Su padre era médico, por lo cual se puede justificar su preparación escolar y educativa bastante precoz y severa. Así se explica la continuidad en sus estudios y la decisión de canalizarlos sin incertidumbre. El 9 de abril de 1767 profesó en la orden franciscana; y, completada su preparación filosófica y teológica, recibió la ordenación sacerdotal el 18 de septiembre de 1773. Enseñó filosofía a jóvenes franciscanos e abandonó esa labor “prefiriendo el oficio de misionero apostólico, a la carrera de las cátedras”. En 1775 se trasladó a Escornalbou, que era convento de actividad religiosa-popular en las tierras de Cataluña.

De allí salió para Tarija, aceptado por el Comisario Colectador, Fray Miguel Mingo de la Concepción, el 11 de noviembre de 1777 y desde la Coruña, el 18 de junio de 1778, con otros 13 religiosos, llegó a Montevideo el 28 agosto, y a Buenos Aires, el primero de octubre. Por orden del Virrey volvió a Montevideo de donde zarpó el 14 de diciembre de 1778 para el Sur de la Patagonia, llegando a Bahía sin fondo (hoy, ciudad de Viedma) el 7 enero de 1779. Con los marinos supervivientes (28 murieron de escorbuto) retornó a Montevideo el 25 de julio, llegando el día 14 de agosto. Desde Buenos Aires empezó el viaje hacia Tarija el 19 de noviembre 1779, para estar en el Colegio el 9 de febrero de 1780.

A partir del 8 de agosto empezó sus predicaciones, tocando los siguientes lugares (según su testimonio):

•  1780: Potosí, La Plata.
•  1781: Oruro, Cochabamba, Quillacollo, Punata, Arani, Mizque, Camargo.
•  1782: Tarija.
•  1784: Camargo, Camataquí (Villa Abecia).
•  1785: La Plata.
•  1786-1787: Conversor en Salinas.
•  1788: La Plata, Llallaguas, Cochabamba.
•  1790: Cochabamba, Punata, Arani, Arque.
•  1791-1794: Fraile conventual en el Hospicio de Moquegua (hoy Perú), que será Colegio de Propaganda Fide en el año de 1795.
•  1794-1801: Es Comisario Prefecto de las Misiones del Colegio de Tarija. Esa actividad se subdivide en estos tiempos: (relación de actividades, relatadas por él mismo en tercera persona) 1795 ….emprendió su visita general de todas la misiones desde la de Centa a la del Piray. En 1796 fue a Santa Cruz de la Sierra, volvió a la misiones hasta Saypurú por motivo de la revolución de los indios; pasó a Cochabamba por asuntos de misiones, y por noviembre estuvo otra vez en la reducciones. En 1797 visitó nuevamente las misiones desde el Piray hasta Centa y regresó al Colegio, donde se demoró por causa del próximo capítulo guardianal. En 1799 , visitó por tercera vez todas las misiones (excepto Centa), pasando por entre los bárbaros. En 1800 …pasó a la ciudad de La Plata por varios asuntos de misiones; y el 18 de junio llegó otra vez a la misión de Abapó, entró a Saypurú en ocasión que estaba allí el señor Gobernador Intendente de Cochabamba, don Francisco de Viedma, con toda la expedición que regresó de los bárbaros, a quien acompañó hasta el mismo Abapó. Ocupose en la restauración de los seis pueblos destruidos y en reunir a los indios dispersos… En 1801, a 7 de abril, emprendió la cuarta visita general pasando por ellas, excepto por Centa” .
•  1802: Predicaciones en Tarija.
•  1803: Predicaciones en La Plata, Tarija.
•  1804: Inició su actividad de escritor.
•  1805: Predicaciones en Tucumán, Salta, San Carlos de Calchaquí, Jujuy.
•  1806: Predicaciones en Potosí.
•  1807: Predicaciones en Potosí.
•  1808: Predicaciones en Potosí, La Plata.
•  1809: Predicaciones en La Plata.
•  1810: Predicaciones en La Plata.
•  1811: Predicaciones en Tarija,
•  1812: Predicaciones en Tarija y terminó todas sus obras escritas.
•  1813: nombrado discreto del Colegio de Propaganda Fide de Tarija.
•  1814: siguió escribiendo las biografías de los frailes de Tarija.
•  1814: el 2 de octubre de 1814 murió en Tarija. 

Contenidos mínimos de sus escritos (y otros documentos)

Los escritos del P. Antonio Comajuncosa suman 3348 páginas manuscritas. Si a éstas juntamos los resúmenes de fuentes, llegamos a 3513. Su lectura no es dificultosa. La letra es pulcra y siempre muy homogénea, la escritura llana, su organización textual lógica y su lenguaje simple. Se trata de la documentación de un hombre de acción, que al terminar sus días volcó sus experiencias en un “laboratorio” de reflexión. Por eso cada título de sus obras mantiene una relación directa con un campo de su trabajo, diversificado, pero siempre entendido como parte del modelo de vida de misionero del Colegio de Propaganda Fide de Tarija.

Fue escritor de su tiempo, que refleja las grandes trasformaciones sociales, políticas y culturales. Él observó el todo sin apego a formalismos, pero siempre ligado a la tradición franciscana y eclesial. Lo que refulge es su saber e intelectualidad, basados en una profunda preparación filosófica y teológica. En el relato de su biografía afirma que “prefirió el oficio de misionero apostólico a la carrera de las cátedras”. Sin embargo, siempre mantuvo su preocupación por el estudio. Prueba de esto son sus fuentes de pensamiento. La Sagrada escritura, los santos padres, los autores medievales y los autores contemporáneos, europeos y latinoamericanos. La Biblioteca de San Francisco de Tarija es testimonio de tanta riqueza. Un personaje, que le fue muy próximo, fue el arzobispo de La Plata, Antonio de San Alberto.

Importante fue la visión teológica de Antonio Comajuncosa, formada sobre la escuela franciscana y renovada de San Francisco de Sales. Se trató de una comprensión de la fe a partir de la experiencia y de la vida interior.

Los escritos jurídicos tienen el propósito de fundamentar prácticas e institucionalidad, referentes a la dimensión religiosa en sí, a la institucionalidad y accionar del Colegio de Propaganda Fide. Los escritos históricos se atienen a un concepto de “defensa” de lo obrado por los franciscanos y de allí su carácter apologético. Central es la demostración de la validez del sistema reduccional en su organización interna, en su sistema educativo y en su dimensión de regionalización. Estas características se manifestaron en las divergencias con don Francisco Viedma; pero también en la comprensión que el P. Antonio tuvo del caminar de su tiempo. Viedma, si bien de actitudes religiosas católicas, era parte de un espacio político, que se encerraba en un centralismo y homogeneidad estatal; y concomitante con él también el pensamiento secularizante, que no ponía atención a la diversidad de las situaciones humanísticas. El desafío que asumieron los franciscanos hacia los pueblos originarios se volvió desafío para los que obraron diversamente. Fueron las contradicciones que convivieron en la proclamación de la independencia latinoamericana.

Escritos teológicos

Método práctico para vivir una vida perfectamente cristiana: reglas muy provechosas para conservarse en gracia de Dios, Nuestro Señor, dadas a las señoras Recogidas de la Ciudad de La Plata , 1781, 12 x 10, págs. 24 (T.A.F.). Se trata de un curso de ejercicios espirituales a las “señoras recogidas”. Con esa denominación se indicaban a las Hermanas Clarisas. El contexto es conventual y de vida contemplativa. El P. Antonio desarrolla la teología espiritual y ascética de San Francisco de Sales. Liturgia, quehaceres conventuales, acciones de vida cotidiana que deben ser marcados por una relación entre corazón, pensamientos y disciplina mental. El ejercicio de la perfección humana y espiritual, como camino de santidad.

Los sermones, Tomos I y II, 14 x 21, págs. 664 (T.A.F.). Son dos manuscritos, organizados en libro después de la muerte del P. Antonio Comajuncosa. La secuencia de encuadernación no respeta las fechas de su composición, que va desde 1779 a 1809. El poder verlos encuadernados, va al respeto que se tenía a su memoria. De hecho, sus escritos son bellamente empastados con forro de cuero. Todas sus obras lucen de la misma forma. Los sermones, al contrario, se observan con diferente empaste, sin forro de cuero y sin el título general.

El tomo primero, con cuero negro, recoge los sermones teológicos; el otro, de cartón blanco, los de carácter moral, catequístico; y parenéticos, de vida de santos.

  • Los sermones teológicos son en realidad tratados sobre los misterios de la Fe. Su estructura es la presentación del tema, normalmente apoyada en un texto de la Sagrada Escritura, sigue la exposición con ilustraciones de los doctores de la Iglesia; y luego, una aplicación parenética.
  • Los sermones de orden moral y catequístico hacen siempre referencia a la dimensión espiritual
  • Los sermones de la vida de los santos son panegíricos presentados como forma de vida ejemplar.

Manual de misioneros: para el uso uniforme del Colegio de Propaganda Fide de nuestra Señora de los Ángeles de la Villa de San Bernardo de Tarija , 1803, 16 x 19, págs. 149 (T.A.F.). Es una guía para las misiones entre los “fieles”. Las misiones duraban por un tiempo de dos semanas, ocupando por lo menos dos predicadores y, normalmente, tres. Son predicaciones al pueblos (en la tradición de San Leonardo de Puerto Mauricio), que se implementaron, sobre todo, en Italia y España. El P. Antonio Comajuncosa había vivido la misma experiencia en Escornalbou (Cataluña). El trascurrir de la misión era rigurosamente establecido, cuidando aspectos pedagógicos, doctrinales y litúrgicos. Se trascriben tradiciones franciscanas de devociones populares (letanías de la Pasión), y los cantos (con la respectiva música) que las intercalaban. El Manual del misionero fue vigente en la historia del Colegio de Propaganda Fide de Tarija hasta el año de 1919.

  • La primera parte es una descripción de las normas a seguirse antes, durante y después de la predicación.
  • La segunda parte vislumbra los contenidos doctrinales, sacramentales y preceptos de la Iglesia, expresados por el P. Antonio Comajuncosa en forma de poesía para facilitar su memorización.
  • La tercera parte se refiere a la prácticas devocionales y a guías de contenidos de los sermones para incentivarlas.

Escritos jurídicos

Estatutos municipales , 1805. 21 x 31, págs. 30 (A.F.T). Los denominación de “Estatutos municipales” tiene su origen en la expresión latina de munus capere, que significa “asumir obligación o empleo”, que era la actividad misionera. Por tanto, los Estatutos municipales de los Colegios de Propaganda Fide incluían una reglamentación interna y externa: la una bajo la dirección del Padre Guardián, y la otra, bajo las directivas del P. Prefecto de Misiones. Se trataba de una legislación especial de los misioneros franciscanos, que complementaba la vida en común con las exigencias de la presencia en las reducciones. Los Colegios resultaban ser:

  • Grandes conventos (como residencia central), numerosos frailes, escolaridad diaria de lenguas, horas de estudio en común, adquisición de conocimientos prácticos en agricultura y medicina;
  • Obediencia directa de los frailes al Guardián local, (Prefecto de Misiones en las Reducciones) sin supervisiones de los Ministros Provinciales. El P. Guardián y Prefecto de Misiones obedecían directamente al Ministro general de la Orden y a la Congregación de Propaganda Fide en Roma. Los Padres Conversores estaban obligados a vivir en la reducción asignada. Y nadie podía ocupar oficios de autoridad conventual sin haber concluido una experiencia misionera.
  • Trámites directos del Prefecto de Misiones con las autoridades civiles, en lo que concernía al gobierno reduccional y vivencias entre los pueblos originarios. La vida interna de los Colegios de Propaganda Fide correspondía a la tradición espiritual de las Recoletas, que a la vez dieron su inspiración en los conventos de retiro. La Parte misionera tenía su legislación propia tal como la expone el P. Antonio Comajuncosa en su manuscrito: El Comisario-Prefecto instruido.

El Comisario Prefecto de Misiones instruido, en sus facultades, cargos y obligaciones, y en varios puntos concernientes el régimen temporal y espiritual, político y económico de los Padres Conversores e Indios a cargo , 1804-1811, 15 x 21, págs. 1509 (A. F. La Recoleta, Sucre). Se trata de una obra dividida en dos tomos. La encuadernación es similar a las otras del Archivo Franciscano de Tarija, en el empaste y forro de cuero. El P. Antonio Comajuncosa tenía conciencia que sus escritos eran definitivos y que los dejaba para el servicio de los hermanos. De hecho, había percibido que el mundo colonial habría pasado y que otros tiempos estaban en el horizonte de la historia del Colegio de Propaganda Fide de Tarija. Así, su preocupación fue la de certificar las iniciativas franciscanas en su obrado entre los “fieles” y acción hacia los “infieles”. De aquí ciertos rasgos polémicos, también expresados en el “ Expediente ”, contra los que criticaban y pensaban ser mejores operarios.

Los dos tomos siguen la numeración continua, totalizando 1509. El índice general de la obra está escrito en el Tomo primero (pág. IX-XXIX). Las indicaciones precisas de las páginas en el mismo indican que fue confeccionado al terminar el trabajo. Los envíos internos del texto son indicados no por páginas, sino por número de párrafo (lo que podía caer en cualquier punto del escrito). La introducción es una historiación de los Colegios de Propaganda Fide, presentados como institución misionera específica de los franciscanos; y el Comisario-Prefecto como resultado del nuevo actuar de los mismos.

La obra está dividida en tres Títulos, que incluyen Cuestiones, Artículos, Párrafos y Números:

  • Título I: De las facultades, cargos y obligaciones del Comisario-Prefecto de Misiones.
  • Título II: De lo concerniente a las nuevas conquistas, al manejo de los PP. Conversores y a la educación de los indios.
  • Título III: Del gobierno espiritual de los misioneros de los Indios.

Es importante señalar que el P. Antonio afirma haber extendido los Estatutos municipales del Colegio al año de 1805. Los franciscanos de Tarija, hasta 1919 (clausura del Colegio de Propaganda Fide de Tarija) mantuvieron la vigencia de tal legislación. Los mismos se introdujeron en el año 1871. Concluimos, diciendo que la fatiga del P. Antonio Comajuncosa guió por un siglo y más el caminar de los franciscanos de Tarija y de los demás Colegios de Propaganda Fide de Bolivia: San José de Tarata, San Antonio de Potosí y San José de La Paz.

Tratado de los juegos , escrito y ordenado por el P. Antonio Comajuncosa, Predicador Apostólico, Ex Comisario-Prefecto de Misiones y Escritor del Colegio de Propaganda Fide de Nuestra Señora de los Ángeles de Tarija, 1812, 15 x 51, págs. 246 (T.A.F.). Es la segunda parte del manuscrito que empieza con el Tratado de los testamentos y últimas voluntades, ordenado y sacado de los autores más graves que tratan de este asunto, conforme a las Leyes de Castilla y de las Indias por el P. Alejandro Forcadell de 1780. Las dos partes están escritas, siempre como perfecto calígrafo, por el P. Antonio Comajuncosa. El P. Forcadell murió en Tarija en 1797. El P. Comajuncosa escribió el Tratado de los juegos en 1812. También la encuadernación del manuscrito está en sí completa y, por tanto, realizada en aquel año. Nuestra opinión es que el nombre del P. Alejandro es más de reconocimiento por haber vislumbrado u organizado algunos apuntes sobre el tema que autor del Tratado , que atribuimos al P. Antonio Comajuncosa en su totalidad.

Escritos históricos

Encyclicas ó cartas circulares, que en tiempo de su Oficio expidió a los RR. PP. Conversores de las Conversiones, ó Reducciones de su cargo el R. P. Fr. Antonio Comajuncosa, 1794-1801 , 15 x 21, págs. 96 (T.A.F.). P. Antonio Comajuncosa escribió 23 cartas circulares en los seis años de su oficio de Prefecto de Misiones (1794-1801). Son cartas escritas a los conversores dando indicaciones de gobierno para las reducciones. Importante es la animación y normas de comportamiento con atención específica a los guaraníes. Las cartas se hacen más frecuentes desde los años de 1796, en época de la reforma borbónica (1767), que provocó sublevaciones; y los padres fueron acusados de fomentarlas. Otros temas enfrentados son rasgos de inculturación del mensaje evangélico como practica del uso de la lengua guaraní en las escuelas y catecismo. El resultado fue el Diccionario chiriguane del P. León de Santiago y algunos catecismos (también, en lengua mataguaya del P. La Cuadra para las reducciones de Centa (Orán, Argentina) y Tariquía.

Se adjuntan: Carta o exhortación a los frailes de la Provincia franciscana de Charcas, para que se agreguen al ministerio apostólico del Colegio de Propaganda Fide; Carta a los frailes recién llegados de España y destinados a las misiones: trata de consejos de vida religiosa en el nuevo contexto, relaciones con los demás hermanos y virtudes personales para el trato con los indios; y Carta patente para la institución del Vice-Comisario (escogido por consenso entre los conversores).

 Expediente formado en defensa del colegio, las misiones y los misioneros contra la persecución del señor Francisco de Viedma, gobernador de Cochabamba ante el excelentísimo señor virrey de Buenos Aires , 1803, págs. 328 (T.A.F.). Fue la conclusión del debate de los franciscanos de Tarija contra Francisco Viedma. La aplicación de la reforma borbónica (1767) en las regiones orientales preveía la trasformación de las reducciones más avanzadas de Cordillera en parroquias (Florida, Mazavi, Cabezas, Abapó), bajo el gobierno del Colegio de Propaganda Fide de Tarata. La propuesta creó malestar entre los guaraníes, que desde 1796 empezaron acciones de disturbios contra los fortines militares y las reducciones. Viedma acusó a los franciscanos de Tarija de ser los ocultos instigadores de los sublevados.

El expediente relata los acontecimientos a favor de los franciscanos de Tarija con documentación de todos los conversores. El P. Comajuncosa presenta su documentación como Prefecto, poniendo “Introducciones” o “síntesis” a los varios temas. Refuta en sus datos y metodología, el informe de Viedma. El escrito es importantísimo para conocer el proceso de formación de la regionalización de la reducciones en el Chaco; y, sobre todo, para entender la ideología y política indigenista de los franciscanos de Tarija: el sentido profundo era que ninguna “nación” podía se separada ni por gobernación ni por obispado.

 El manifiesto histórico, geográfico, topográfico, apostólico y político del colegio seminario de Propaganda Fide de nuestra Señora de los Ángeles de la villa de Tarija: de su situación, origen y progresos materiales en beneficio de la religión y del estado así entre fieles como entre infieles , 1811, 16 x 21, págs. 128 (T.A.F.). El manuscrito lleva como fecha de conclusión el 26 de octubre de 1810. El Discretorio conventual encargó en 1807 al P. Antonio Comajuncosa escribir la historia del Colegio de Propaganda Fide de Tarija. En la misma reunión rechazaba la historia del mismo, escrita por el P. Manuel Mingo de la Concepción, que trataba de su publicación desde el año de 1795. El Discretorio dio precedencia al P. Antonio afirmando que la tenía ya iniciada. Evidentemente en el Expediente al virrey (1803), Comajuncosa había insertado descripciones completas sobre el nacimiento y progreso de las reducciones chaqueñas. No se trataba tanto de avance de un libro, sino de ser conocedor del tema. Fue piadosa mentira para justificar la decisión respecto a la crónica del P. Mingo de la Concepción.

Podemos pensar que la mentalidad de los franciscanos que llegaron después de 1779, era bien diferente de sus predecesores. Los segundos fueron más de actividad social, organizadores y de menor atención a los procedimientos coloniales. La reforma borbónica, que expulsó a los PP. Jesuitas en 1767 del Continente latinoamericano, fue precursora del enciclopedismo francés en sus propuestas del secularismo de Estado. El anticlericalismo sumó muchos prejuicios y tergiversaciones sobre las actuaciones de los religiosos.

El manifiesto fue su respuesta del P. Antonio. El discretorio conventual prefirió esa postura respecto al escrito del P. Mingo de la Concepción, que insistía en una trayectoria de avance de espíritu apostólico con la consiguiente cristianización del universo guaraní. El manifiesto es la historiación del progreso. Los éxitos se atribuyen al espíritu franciscano (a sus sacrificios) y a la eficiencia del método reduccional. Las autoridades coloniales pusieron tan sólo problemas y rebuscados vacíos.

Memoria de los religiosos de este Colegio de nuestra Señora de los Ángeles de la villa de Tarija: sus títulos, empleos y méritos adquiridos desde su agregación hasta su fallecimiento o desfiliación; empieza por lo que actualmente existen en este mes de junio del año del señor de 1803, terminó de escribir en 1814 , 320 x 28, págs. 180 (T.A.F.). Se trata de las biografías de los Padres presentes en el Colegio de Propaganda Fide de la Villa de Tarija. Por su oficio de “escritor”, el P. Antonio Comajuncosa inició esa documentación biográfica. Anteriormente existía tan sólo el libro De los muertos , que era un corto relato de la situación de muerte del religioso. Las dos prácticas siguieron: la primera escrita por el cronista o escritor conventual y la segunda por el P. Guardián.

La separación entre las dos escrituras siguió hasta 1936, cuando se unieron en un solo resumen biográfico post mortem, escrito por los ministros provinciales. Por las dos fuentes tenemos documentación de presencia de todos los frailes, que vivieron en Tarija, a partir del año de 1755. Las biografías se especializaron en la primera época republicana (alguna vez escritas a dos y tres manos); y perfeccionadas, luego, por el cronista conventual que fue el P. Manuel Lauroua.

Otros documentos

Breve apostólico de [Papa] Pio Sexto: estatutos generales para la erección para las custodias de misioneros franciscos observantes de propaganda fide en las provincias internas de nueva España, Madrid 1581. 1781. 15 x 20, págs. 44 (T.A.F.).

El lunario perpetuo, 1782, 11 x 12.50, 1782, págs. 24 (A. F. T). No es librito de astrología, sino método para establecer el calendario de las fiestas religiosas, que, como sabemos, se mueve sobre la fecha móvil de la Santa Pascua. El P. Antonio Comajuncosa afirma haberlo sacado del Compendio de la arte de navegación, que escribió don Pedro Manuel Cedillo, impreso en Sevilla en el año de 1717.

Apostolicae, quaedam perutilisque constitutiones, situ máxime dignae cum admonicionibus quamplurimis, praesertim ad constitutionem Pauli PP. III, cuius initium est: Altitudo, Datam kalendis jinii, Anno 1537 , 15 x 21, págs. 106 (T.A.F.). Una larga preparación de 7 años de trabajos destinados a la redacción del Comisario-prefecto instruido . El manuscrito trascribe en latín los documentos del Papa (uno del Rey) sobre legislación misionera en Perú, que incluye las leyes antes y después de la constitución de los Colegios de Propaganda Fide. Seguramente el documento estaba encuadernado, pero sin el forro de cuero. De hecho, se trataba de una colección de textos legislativos de uso personal. Organizado en Tarija, sin posibilidad de consultar más archivos y bibliotecas, quedaba siempre un espacio para la duda. Existe también una colección de algunos documentos sueltos, traducidos del latín y otros de apuntes para una redacción final. Se infiere, por tanto, que el método del P. Antonio Comajuncosa era muy acucioso en el estudio de las fuentes y disciplinado en los conceptos.

La secuencia de los documentos papales no sigue el orden histórico sino la organización expositiva del libro. La conclusión es que el autor escribía currenti calamo después de haber asegurado fuentes, plan general y partes de la obra. Las fuentes resultan citadas en el texto.

“Memoria de los religiosos…:Padre Antonio Comajuncosa”, 1749-1814” en Presencia franciscana y formación intercultural en el sudeste de Bolivia según documentos del Archivo Franciscano de Tarija , Ed. Lorenzo Calzavarini, Tomo III, Santa Cruz 2004-2006, págs. 1419-1420.

 

 

capítulo siguiente | capítulo anterior | ir arriba